Cultura

Toni Juan: «Le debía este homenaje a mi querido Rabaloche»

La mente del escritor oriolano Toni Juan siempre está en continua ebullición preparando un proyecto tras otro. Si hace unos meses nos sorprendía con aquella famosa trilogía sobre la historia de la Armengola, ahora vuelve a hacerlo con un nuevo libro que quedará en las mejores páginas de la literatura oriolana. Se trata de ‘Rabaloche. Donde Orihuela comienza su historia’, un exhausto resumen de lo que fue y es el conocido barrio oriolano, tan querido como a veces ignorado.
Por suerte, ahí estaba Toni Juan para realizar uno de sus mejores trabajos en el que ha puesto lo mejor de sí porque es el barrio donde nació, y después de escribir y contar casos y cosas de Orihuela afirma que le quedaba pendiente dar a conocer la historia del Rabaloche.

Pregunta. ¿Cuánto tiempo le ha llevado recopilar los datos para este trabajo sobre el Rabaloche?
Respuesta: Más que una historia del Rabaloche es un conjunto de historias, anécdotas, fiestas, celebraciones, costumbres y especialmente sus gentes, así como una forma de propagar sus rincones y aquellos recuerdos que todavía permanecen en la memoria de los rabalocheros. El Rabaloche ha sido un barrio muy alegre en otros tiempos y también una zona muy segura donde vivían gentes de muchas clases sociales, un barrio que hoy está algo deteriorado por demasiados motivos que todos conocen y todos se callan.

P. ¿Por qué eligió este barrio y no otros de Orihuela como por ejemplo, la Calle Mayor o la Calle Arriba?
R. Lo elegí porque el Rabaloche es mi barrio y hace tiempo que le debía este homenaje. Es el lugar donde nací y que, por una serie de circunstancias, tuve que abandonar. Sin embargo, jamás he dejado de visitarlo con frecuencia y aún conservo muchos amigos de la infancia. Conozco muy bien el Rabaloche y por eso me gustaría que volviese a ser como era antes. Toda mi familia materna es de este barrio y no puedo por menos que tener una cierta morriña que se aloja en la memoria de mis sentidos.

P. Habla de costumbres, fiestas y tradiciones. ¿Han cambiado mucho con el paso del tiempo?
R. Todo ha cambiado mucho, muchísimo, hoy se intenta recuperar algunas de sus fiestas (San Antonio o la Divina Pastora) pero es difícil llegar a recuperar todo lo que se fue. Un buen intento para ello es la creación de las asociaciones ‘San Antonio de Padua’ y ‘Las Reinas de las Fiestas’, que al menos nos transportan a aquellos tiempos. Pero hay muchas cosas que ya no se hacen como antes; por ejemplo, la Romería de San Isidro Labrador, la Hoguerica de San José, pero principalmente, la camaradería que había en todo el barrio en las noches de verano cuando los vecinos salían a cenar a las puertas de sus casas y lo compartían todo unos con otros. Recuerdos tan bonitos como El Manolé con su carrito, el tío barquillero, el quesillero, el bollero, todos ellos vendiendo sus mercancías por las calles y callejones del barrio con sus características voces que tanto gustaban y distraían a la gente. Son muchas, demasiados cosas las que se han perdido con el paso de los años.

P. Cómo en todos los barrios, supongo que en el Rabaloche habría personas que sobresalían. ¿Quiénes fueron y por qué motivo los más populares del barrio?
R. Muchas. La mayoría ya no están entre nosotros, pero todavía quedan algunos personajes que siguen sobresaliendo. En mi libro he podido rescatar a alguno de ellos aunque me habría gustado tener más datos para reseñarlos. Creo que aun así, he podido dar una muestra de aquellos que más influyeron y que todavía hoy son recordados y respetados.

P. Antes se decía que la Calle Mayor era la zona de los ricos y el Rabaloche de los pobres. ¿ Molestaba eso a los vecinos del barrio?
R. Al menos que yo lo sepa, jamás. Tanto es así que el Rabaloche tenía entidad propia. En toda Orihuela cuando se hablaba de la esquina del pavo hacia arriba se decía limpiamente ‘el Rabaloche’; sin embargo desde este barrio se decía para referirse a Orihuela ‘allá abajo’ o ‘la parte de los pisos’. En el Rabaloche había de todo, ricos y pobres y podría nombrar a muchos rabalocheros que nacieron, vivieron y murieron allí cuya fortuna era muy considerable.

P. ¿Quiénes le han ayudado a recordar cosas y casos del pasado siglo para completar este trabajo?
R. Aquí si quiero mencionar a dos personas que me han ayudado mucho, como son Don Miguel Ángel Aniorte y Don Eduardo Ferrández y, por supuesto, a muchos rabalocheros por sus aportaciones gráficas y datos históricos.

P. ¿Dice algo en este libro que no se sepa de la historia del Rabaloche y que ahora al publicarse pueda molestar a alguien?
R. Desde que empecé a escribirlo siempre tuve un cuidado exquisito con no molestar a nadie. Solo me he dedicado a reflejar una verdad que siempre está muy bien documentada. Si alguien se siente ofendido por algo, le ruego me lo hagan saber para pedirle disculpas como es debido.

Inmerso de lleno en el boom que ha supuesto en su carrera literaria la publicación de este libro, del que ya se han agotado las dos primeras ediciones, Toni Juan ya prepara otro proyecto, en este caso musical, que abarcará tres épocas y materias de nuestra historia, como son la Semana Santa, la Navidad y la Reconquista, junto con la recuperación de antiquísimas canciones populares de Orihuela.

Antonio Zaragoza

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

A la espera de retomar la gestión con el reparto de concejalías

Next post

‘El Arena 1000’ reúne a 120 equipos este fin de semana en la playa de Cala Bosque

activaor

activaor