Vega Baja

Regantes de la Vega Baja exigen a la CHS una solución al problema de los residuos del río Segura

La Junta de la Vega Baja, en la que están representadas 17 comunidades de riegos tradicionales, se reunieron ayer jueves, 13 de junio, en las dependencias del Juzgado Privativo de Aguas de Orihuela para analizar el problema de la contaminación provocado por los residuos sólidos flotantes que llegan a sus cauces, en gran parte, a través de las tomas del propio río Segura.

Durante la reunión denunciaron que la Confederación, tras la crisis económica, abandonó las tareas de limpieza que venía realizando en el curso de todo el cauce y, especialmente, en la barrera de retención de residuos situada en Guardamar.

Asimismo, manifestaron que desde 2013 la CHS, “por falta de presupuesto, se ha centrado en sancionar por residuos a las comunidades de regantes que nada tienen que ver con el mundo rural puesto que, en su mayoría, tienen origen urbano”, según Gustavo Ruiz, abogado del Sindicato de Regantes de Dolores.

Igualmente, mostraron su preocupación por el anuncio de la CHS de ejecutar obras para colocar rejillas en los puntos de entronque de los azarbes con los cauces para realizar una retención sectorizada, ya que dichos elementos “aumentarían el riesgo de desbordamientos, provocando cuantiosos daños a la agricultura y poniendo en grave riesgo a las poblaciones cercanas en caso de inundaciones”.

Tras la reunión, los representantes de las comunidades de riegos tradicionales acordaron hacer un frente común para exigir a la CHS que dé una solución definitiva y adecuada al problema de estos residuos. Para ello, solicitarán una reunión urgente con el Presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura, Mario Andrés Urrea, en la que le trasladarán su compromiso y colaboración para mejorar la calidad medioambiental y paliar esta situación e, igualmente, le requerirán que exija a los distintos ayuntamientos afectados la implicación de sus servicios municipales de limpieza.

Como conclusión, el titular del Juzgado Privativo de Aguas de Almoradí, Carlos Barrera, indicó que, desde la Junta de la Vega “pretendemos hacer corresponsables a todas las administraciones implicadas para tomar medidas correctoras y no criminalizar a las más de 30.000 familias que viven de la huerta puesto que somos los primeros interesados en preservar nuestro medio ambiente y la calidad de nuestras aguas”.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

Rafal inaugura en el parque ‘La Graná’ una escultura que recuerda al emblemático fruto

Next post

Partido Popular y Ciudadanos llegan a un pacto de gobierno en Callosa de Segura

activaor

activaor