Moros y Cristianos 2018Sociedad

«Queremos integrar la Fiesta en el ADN oriolano»

Finalizadas las Fiestas de la Reconquista y de Moros y Cristianos es momento de hacer balance de los actos que han estremecido la ciudad durante una semana y que han sacado a las calles a miles de festeros y visitantes.
Pepe Vegara preside la Asociación de Fiestas ‘Santas Justa y Rufina’. De sus segundas fiestas como tal afirma salir «satisfecho» porque asegura que el balance «es positivo al haber salido adelante algunas cosas en las que hemos estado trabajando desde el pasado año». Destaca la ausencia de problemas notables en los días de la fiesta y cree que las campañas puestas en marcha tanto por la asociación como por el Ayuntamiento, en este caso para evitar agresiones sexistas «han dado resultado».
Sin duda que una de las sorpresas de estas fiestas ha sido el espectacular castillo instalado en la Glorieta, que, para Vegara, ha significado «la medida de lo que somos capaces». Su montaje levantó gran expectación y el resultado fue que más de 2.000 personas asistieron esa noche a la Toma del castillo y a la representación del Pacto de Teodomiro, un acto que finalizó con un gran castillo de fuegos artificiales. Otro momento a resaltar fue la concentración de charangas, «algo que va dotando al día de actividad festera, y que no sea solo de noche».

En su segunda edición como Fiestas de Interés Turístico Nacional, los Moros y Cristianos de Orihuela han contado con más público, especialmente de nacionalidad extranjera. Para el presidente de los festeros, esa distinción y las campañas de Turismo «han atraído a más gente de fuera que nunca». También cree que ha contribuido a ello la edición de la revista de fiestas en inglés y en alemán, y que se distribuyera en zonas residenciales donde son mayoría los extranjeros.

Según Vegara, la asignatura pendiente sigue siendo los vecinos de pedanías, y anuncia la creación de un grupo de trabajo «para ver de qué forma podemos atraer a la ciudad y hacer partícipes de la fiesta a estos vecinos, porque todos somos Orihuela y tenemos que ser capaces de implicarlos al igual que a los vecinos de la costa».
Celebrados los desfiles del bando cristiano y del bando moro, Pepe Vegara, califica ambas embajadas como «vistosas, elegantes, con espectáculos inolvidables y ágiles». Según indica, «era una asignatura pendiente y ya se ha conseguido reducir el tiempo de desfile de las embajadas a menos de una hora».

Para el presidente de la asociación de fiestas, «lo importante es que el festero esté a gusto». De igual modo, cree necesario «seguir integrando la fiesta en el ADN oriolano y que Orihuela sea cada vez más festera».

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

Arrancan las veladas de competición con la única noche de coros mixtos

Next post

La UMH instala en Orihuela un punto de observación para disfrutar del eclipse de Luna

activaor

activaor