Orihuela

El peligro de derrumbe y la insalubridad de la plaza de toros alarman a vecinos y transeúntes de la zona

«Hasta que no se caiga uno de los muros y haya una desgracia no van a hacer nada. Luego vendrán las lamentaciones». Es una de las frases que más se escucha en los últimos días por quienes transitan cerca de los viejos muros de la plaza de toros de Orihuela, que desde hace años presenta un lamentable estado de degradación.
Un coso a punto de cumplir 110 años y que lleva cerrado desde el año 1986, por no cumplir con la normativa en materia de Espectáculos y Actividades Taurinas de Carácter Público. El Ayuntamiento lo adquirió a mediados de los 90 para terminar con la especulación de suelo urbano.
Hoy en día, con tan solo acercarse a la zona, se advierte claramente la situación de ruina de toda la edificación, y el evidente peligro de derrumbe, algo que ha vuelto a poner en alerta a los vecinos del entorno de la calle Obispo Rocamora. El primer paso dado ha sido crear el grupo de facebook ‘Solución a la plaza toros Orihuela. Recuperación de espacio publico’, pero ya anuncian la constitución de una plataforma ciudadana con la que recabar el apoyo vecinal de toda Orihuela para solicitar a los responsables municipales «un compromiso concreto, con una fecha límite de comienzo para ejecutar obras de limpieza y saneamiento de este espacio».
Roberto Pastor es miembro del recien creado grupo vecinal, desde donde anuncian que solicitarán al Ayuntamiento un informe técnico que garantice la sostenibilidad de la estructura del edificio, «informe que estamos convencidos ningún técnico en su sano juicio va a respaldar». Otro de los próximos pasos será una recogida de firmas con ayuda de los comercios de la zona, «otros grandes afectados por la decadencia de la zona que empobrece la imagen del barrio», según explica Pastor.

Primeros desprendimientos
Los vecinos aseguran que «la gota que ha colmado nuestra paciencia», fue la colocación de vallas después de los desprendimientos que se produjeron en la fachada colindante a la calle Obispo Rocamora, «un vallado que lleva ahí dos años impidiendo el paso por la acera y recordándonos el peligro de derrumbe de ese muro».
La mayor parte de la plaza de toros se encuentra en estado de ruina, y no es viable su conservación, por lo que reclaman «la retirada sin demora de las partes insalvables del edificio»

Un derribo no cumplido
El edificio dejó de estar protegido en 2008 tras un informe municipal donde se recogía que era prácticamente imposible su conservación.
Un año después, el 29 de abril de 2009, el Pleno lo descatalogó y abrió la posibilidad de su derribo, cuyo proyecto sería adjudicado el 9 de abril de 2013 por importe de 4.720 euros. Sin embargo, ese derribo no ha llegado a ejecutarse.

Un proyecto incierto
La resolución al problema de la plaza de toros lleva años en la agenda política municipal.
Siendo alcaldesa Mónica Lorente, en el año 2010 se presentó un proyecto para que fuera un recinto multiusos, y en 2012, el equipo de gobierno formado por PSOE, Los Verdes y CLr-Claro, presentó el suyo, que incluía además un hotel y un centro comercial. En ambos casos se dejaba en manos de la iniciativa privada, pero no hubo respuesta ni interés.
Estos vecinos reivindican ahora que retiren y limpien «todo lo que sea insalvable», porque como aclaran, «no queremos promesas de rehabilitación, ni macro proyectos millonarios con hoteles o aparcamientos subterráneos. Solo queremos que esto se resuelva».
Entienden que la decisión sobre este espacio «debe ser meditada y de consenso», pero advierten que «no tiene cabida que se siga arriesgando la seguridad de los ciudadanos con un edificio en ruinas, y los responsables municipales tienen que ser conscientes de lo que puede pasar si ese edificio se cae, porque entonces tendrán que explicar por qué han permitido que eso ocurra».
Sobre su posible destino, este grupo vecinal seguido ya en las redes sociales por casi 300 personas, mantiene su derecho a reclamar «el disfrute de este espacio público», y defienden que con una mínima inversión, «sería posible aprovechar la zona arbolada existente para su uso como zona verde». Por otro lado, también contemplan la posibilidad de habilitar en ese espacio público una gran zona de aparcamiento libre o incluso regulado, «porque creemos que se está desaprovechando un espacio que vendría a mejorar la deteriorada situación comercial de la zona», sin descartar que este recinto pudiera acoger algún acto público o incluso un mercadillo, entre otras opciones.

Propuesta de reunión
Los responsables de este nuevo movimiento vecinal han mostrado su intención de reunirse con las autoridades municipales «lo antes posible», porque tal como aseguran, «si no les apretamos y decimos que estamos hartos, no van a hacer nada para dar soluciones».
Les piden también que quiten a algunos vecinos la idea de su posible restauración, «porque requeriría de una inversión millonaria en algo que apenas tiene valor».
Hasta que llegue esa reunión y se tomen decisiones, uno de los muros de la plaza de toros corre peligro de derrumbe sobre la acera y la calzada de la calle.

El alcalde asegura que se estudia conservar la sillería
La situación de deterioro de la plaza de toros no es ajena para Emilio Bascuñana. El alcalde es partidario de tener en cuenta «todas las sensibilidades, también las de aquellos vecinos aficionados a los toros», pero posiblemente la opción más adecuada sería «buscar un punto intermedio entre los taurinos y lo que reivindican los vecinos».
Bascuñana ha explicado que una primera actuación consistiría en sanear la parte más afectada mediante el derribo de esos muros, mientras que se conservaría «lo más interesante, por si algún día se puede optar a una recuperación de otro tipo». La parte del coso susceptible de mantener, según el alcalde, podría ser la sillería.
«Se dejarían los sillares, y transformaríamos la zona en una plaza ajardinada. Eso es lo que tenemos en mente». Sobre plazos, dice querer «hacerlo lo antes posible y, si puede ser, antes de que acabe el año, puesto que su descatalogación permite derribar parte de la plaza».

activa orihuela plaza toros 1

2 Comments

  1. 26 abril, 2016 at 10:22 — Responder

    La podrian tirar a tomar porculo y hacer un pabellon de deportes, que el que tenemos actualmente es lamentable y Orihuela necesita mas instalaciones deportivas que escombros que pueden causar alguna desgracia

  2. 27 abril, 2016 at 13:26 — Responder

    ciudad deportiva esperando mas de 20 años y muy necesaria ,suelo industrial para crecer y crear trabajo,e infraestructuras muy necesarias para poder tener buenas conexiones ,esos puntos deberian de estar como priridades urgentes espero sean realidad pronto.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

La Vega Baja despierta con un leve seísmo

Next post

Desarticuladas en Torrevieja dos organizaciones de orígen nigeriano dedicadas a la explotación sexual

activaor

activaor