Vega Baja

«Mejorar la capacidad de almacenamiento nos dará mayor autonomía»

David García Mateo es el nuevo presidente de la Comunidad de Regantes 4º Canal de Poniente. Con sede en la pedanía oriolana de La Murada, este organismo abarca el regadío para miles de agricultores de la Vega Baja.

Pregunta. ¿Qué motivos le impulsaron a presentarse al cargo?
Respuesta. El apoyo de mis compañeros de equipo me lleva a continuar y mejorar una serie de actuaciones iniciadas en la Comunidad encaminadas a obtener más estabilidad en los suministros y mejorar la eficacia del servicio. Son muchos los comuneros que respaldan nuestras actuaciones y aportan ideas y eso es muy estimulante.

P. ¿Cuántos pueblos, tahúllas y regantes comprende esta comunidad de regantes?
R. Abarca las zonas de Benferri, Redován, La Matanza, Callosa, Cox, Granja de Rocamora y La Murada. En marzo, teníamos 2.669 comuneros con una superficie de riego de 46.603 tahúllas. Formamos parte de la Comunidad General de Riegos de Levante, que es una de las comunidades más relevantes a nivel nacional, tanto por superficie, como por la naturaleza de su actividad agraria. En este sentido, la Comunidad de Cuarto Canal de Poniente tiene una gran relevancia dentro de la Comunidad General, siendo la segunda en superficie, pero quizás se pueda considerar como la más agrícola por la intensidad y calidad de su agricultura.

P. ¿Qué problemas ha encontrado a su llegada?
R. Sin duda, la incertidumbre sobre el abastecimiento Tajo-Segura. La inseguridad de los últimos años nos pone a las comunidades del Levante en una situación angustiosa, porque vemos que se ha convertido en una situación crónica de falta de abastecimiento de un recurso que ha permitido el desarrollo de un sector agrario de gran valor añadido en esta zona. A nivel de nuestra Comunidad, el reto es motivar a un regante que lo ha pasado muy mal en los últimos tiempos y favorecer la participación entre los comuneros. Que todos nos corresponsabilicemos en encontrar soluciones a los problemas supone un reto permanente.

P. ¿Qué se ha hecho y qué queda por hacer para esos regantes?
R. Se ha trabajado en la red de canales, donde como consecuencia del paso del tiempo se estaban produciendo muchas pérdidas de caudal y estancamientos. Ha habido actuaciones en todas las zonas de la Comunidad, como explicaremos en la Asamblea Extraordinaria del 7 de septiembre. Se ha trabajado en el canal en la zona de La Murada para permitir circular más agua a través de la tubería paralela al mismo y se presentará una propuesta para efectuar un bombeo e impulsar el agua al embalse de Lo Belmonte y paliar los cortes de suministro, que nos vienen impuestos por razón de la tarifa eléctrica. Ha habido reparaciones y actuaciones de mantenimiento de la traza del canal en la zona de Redován, en tramos con grandes pérdidas. También se han hecho reparaciones y cerramientos de seguridad en partidores y otras instalaciones que estaban expuestas en Benferri, Redován y Cox. Se está adaptando la Comunidad a la normativa vigente en materia de seguridad laboral. Destacaría el pequeño bombeo instalado en el embalse de Benferri, que nos permite llenarlo completamente, ya que hasta ahora apenas podíamos hacerlo hasta la mitad, por gravedad. Este aumento de capacidad, mejorará las condiciones del servicio hasta La Matanza. También se han realizado reparaciones y mejoras en partidores y el canal en la zona de la Séptima de Rocamora.

P. ¿De dónde proviene la totalidad del agua con la que riegan?
R. Desde mediados de mayo estamos suministrando agua del Trasvase Tajo-Segura, con una salinidad muy baja que está produciendo resultados muy favorables en el engorde de la fruta, especialmente en el producto temprano.

P. La Junta de Gobierno que preside la integran personas jóvenes pero con gran experiencia.
R. Tenemos un perfil variado. Hay ingenieros con gran experiencia en cultivos en la zona y también con formación en gestión y tratamiento de aguas, así como profesionales con una buena trayectoria en temas de obras que estamos familiarizados con la coordinación de grupos de trabajo. Pero además, es muy necesaria la comunicación de las actuaciones que vamos realizando. Aquí es donde el papel de todos los miembros de la Junta de Gobierno y de los representantes en la Comunidad General es esencial. Trabajamos en grupo y están representadas todas las zonas de la Comunidad.

P. Hace pocos meses tuvimos una noticia tan buena como sorprendente, como fue pasar del agua racionada a la venta libre de la misma. ¿ Puede explicar los motivos de este drástico y beneficioso cambio para todos?
R, Nuestra comunidad está integrada en la Comunidad General de Riegos de Levante, Izquierda del Segura, que es la titular de las concesiones procedentes del río Segura, así como de las concesiones provisionales de agua procedente del Trasvase Tajo-Segura. En primer lugar, se ha venido haciendo un esfuerzo muy grande para fomentar el consumo en invierno y primavera del agua de concesiones, por ser el período donde mejor se gestiona la salinidad (sobre todo en la fase de maduración). Se mejoró mucho la capacidad de circular caudales en nuestra red, y se ha traído el volumen máximo posible hasta mayo. Con una respuesta muy comprometida de los regantes. A partir de ahí, consideramos que la salinidad del agua podía comprometer la fase de engorde de la fruta, y acudimos a la Comunidad General para pedir una solución convalidada entre todos. Se han redistribuido los recursos en función de las zonas más necesitadas frente a aquellas con menor consumo, respetando los acuerdos entre las Comunidades de Regantes integradas en ella, que han demostrado que de la cooperación y de la solidaridad, se benefician todos los agricultores. Durante el presente año hidrológico hemos vivido una mejor situación de obtención de recursos del Trasvase que en años precedentes, donde estuvimos hasta once meses seguidos sin desembalses. Por ello, aunque la situación actual no puede calificarse de normalidad, sí se aproxima bastante a un año con recursos casi ajustados a las necesidades totales de Riegos de Levante”

P. La eterna pregunta que se hacen los agricultores sigue siendo qué pasará en los próximos meses con el agua para riego.
R. Durante el presente año hidrológico, hemos vivido una mejor situación de obtención de recursos del trasvase que en años precedentes, donde estuvimos hasta once meses seguidos sin desembalses. Por ello, aunque la situación actual no puede calificarse de normalidad, sí se aproxima bastante a un año con recursos casi ajustados a las necesidades totales de Riegos de Levante. El año hidrológico termina el 30 de septiembre, y estamos preparando el servicio para que los regantes acumulemos la máxima cantidad de agua posible. Somos conscientes de que mejorar notablemente la capacidad de almacenamiento será la clave para tener mayor autonomía. No desaprovechar las precipitaciones que, en nuestra zona son cada vez más torrenciales e imprevisibles, será el próximo reto. Pero para que salgan adelante estos proyectos se requiere la participación y el interés de los comuneros. Dependerá de su grado de implicación que podamos acometer esas actuaciones.

P. Hace pocos días decía Hugo Morán, Secretario de Estado de Medio Ambiente, que el Gobierno Central revisará en el plazo de dos años las actuales reglas de funcionamiento del Trasvase Tajo-Segura ¿En qué medida nos puede afectar esa decisión a los regantes de esta zona?
R. Cualquier modificación nos afectará de lleno, porque ha sido siempre nuestro recurso principal. La tendencia de los últimos años no está siendo positiva, y debemos ser conscientes de la necesidad de aprovechar al máximo los recursos que tenemos aquí mismo, y que el agricultor de nuestra zona no esté siempre a la espera de decisiones que se toman a cientos de kilómetros de aquí. El proyecto de la desalobradora  de la Comunidad General, en el que hemos participado activamente en el último año, nos traería una calidad de agua adecuada a los cultivos, para complementar el agua de buena calidad, que ahora mismo solo obtenemos de la concesión del Trasvase Tajo-Segura. Requerirá unos niveles de desalación muy ligeros, porque hablamos de 3 ó 4 gr/l a diferencia del agua de mar que puede tener casi 30 gr/l, siendo por lo tanto, un coste de desalación mucho menor. Esta prevista su finalización en el plazo de unos dos años aproximadamente, contando con el visto bueno de las administraciones, que han manifestado públicamente su apoyo al proyecto. Fue aprobado en Asamblea en la Comunidad General, con un respaldo cercano al 75%.”

P. Para finalizar, ¿qué puede decir como presidente de esta comunidad de regantes para tranquilizar a los agricultores a los que representa? ¿Se harán nuevos embalses para almacenar aguas de lluvias? ¿Hay posibilidad de comprar agua a otras comunidades?
RDesde primavera, hemos tenido reuniones con distintos ingenieros proyectistas para evaluar esa posibilidad y analizar también las distintas líneas subvencionadas existentes. Somos conscientes de que mejorar notablemente la capacidad de almacenamiento será la clave para tener mayor autonomía. No desaprovechar las precipitaciones, que en nuestra zona son cada vez más torrenciales e imprevisibles, será el próximo reto, pero para que salgan adelante estos proyectos, se requiere la participación y el interés masivo de los comuneros. Dependerá de su grado de implicación que podamos acometer esas actuaciones. Formar parte de Riegos de Levante (IS) y trabajar coordinadamente con el resto de comunidades de base es la mejor garantía para nuestro regadío. Creo que si se sigue la línea actual seremos una comunidad privilegiada en el sureste español.

Antonio Zaragoza

 

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

El Popular Adrián Ballester deja su acta en Les Corts para centrarse en la Diputación de Alicante

Next post

La Mata acoge este sábado las XXVIII Jornadas de convivencia con las Fuerzas Armadas

activaor

activaor