Vega Baja

«Lo que vamos a decidir ahora es algo que afectará a la sostenibilidad y a futuras generaciones»

El rafaleño Manuel Pineda debe afrontar el destino de 250.000 toneladas de basura al año

Recién designado presidente del Consorcio de Residuos de la Vega Baja, el alcalde de Rafal y diputado autonómico socialista, Manuel Pineda, se enfrenta al complicado reto de colaborar en el servicio que más cuesta a los ayuntamientos: la retirada de las basuras. Pineda sabe lo que quiere hacer, y asegura que no caerá en los graves errores que cometió el PP.
Pregunta. ¿Cómo se siente? ¿Va a poder con todo?
Parecen muchas cosas, pero en realidad es sólo una: el trabajo político y desarrollar las responsabilidades que deriva. Como alcalde formo parte de la Junta del Consorcio y, al mismo tiempo, es compatible con ser diputado, porque Rafal es un municipio pequeño. Aunque tenga diferentes cargos es la misma responsabilidad. Poder decidir cómo se resuelve un problema que está enquistado desde hace diez años hace que llegue con mucha ilusión.
¿Por eso dijo tras su nombramiento que hay motivos para estar contento?
Así es. Todo está por hacer y empezamos desde cero. Tenemos la posibilidad de ver cuáles son los sistemas de gestión más novedosos y de futuro. Pero al mismo tiempo sabemos que hay una situación judicial complicada que tengo que conocer mejor con los servicios jurídicos del Consorcio.
¿Tan mal lo hizo el PP en el anterior Consorcio que hay que empezar de cero?
El PP no escuchó en ningún momento al PSOE. Los alcaldes socialistas nos reunimos para pedirles que acataran la sentencia (de rescisión del contrato con la UTE Cespa-Ortiz) y disolvieran la mesa técnica y no se firmara el contrato, pero no se nos hizo caso. Algo hicieron mal cuando José J. Ripoll, entonces presidente del Consorcio, salió esposado, por un asunto que todavía está en los tribunales con un caso Brugal que ya veremos como termina.
¿Cree que la ciudadanía es consciente del problema que representan las basuras?
En esta fase nos toca a todos los alcaldes concienciar a los ciudadanos de lo que esto significa, porque, hasta ahora, han sido más conscientes donde han existido movimientos vecinales de oposición como los de Orihuela, y Cox, Granja y Albatera. Los ciudadanos necesitan mucha más información porque nos tenemos que educar en las tres ‘R’: reducir, reutilizar y reciclar.
La entidad nace con el objetivo de buscar un lugar donde ubicar una planta de transferencia de manera inmediata,pero no hay ofrecimiento en firme.
No tenemos una fecha concreta, pero tenemos que gestionar esto con cierta celeridad. Voy a enviar una carta oficial a todos los alcaldes para que hagan una propuesta seria de la posible ubicación. Quiero que, cuanto antes nos la hagan llegar y que sean conscientes que albergar esa planta de transferencia va a tener contraprestaciones para su municipio.
¿Podría haber más de una planta de transferencia en la comarca?
Si hay dos sitios que reúnen las condiciones y se pueden habilitar de forma rápida a través de una empresa de gestión pública como es Vaersa, habría que verlo. Podría ser una o podrían ser dos, pero habría también que estudiar los recorridos de los camiones de cada municipio. No se descarta. Depende de las ofertas y del estudio económico.
Se habla de buscar un precio unitario para todos los municipios, pero está claro que se encarecerá.
El traslado de los residuos a las diferentes plantas es lo que habrá que negociar. En el vertedero de Villena, la tonelada está en 54 euros más IVA, y en Jijona está en 41 euros más IVA. Podría ser un poco más si parte de los residuos hay que trasladarlos a vertederos del sur de Valencia. La planta de Elche está colmatada con las basuras que recibe de Torrevieja. Tenemos que ver la cantidad que podría recibir Jijona, pero sabemos que Vaersa puede recibir un máximo de 30.000 toneladas en un año, con lo cual quedarían 40.000 toneladas sin poder ser tratadas, son las que llevarían un precio unitario. Consellería nos tendrá que ayudar para buscar un precio unitario para una comarca que genera al año casi 250.000 toneladas de basura. Aquí tiene que existir solidaridad, porque tenemos un problema sobrevenido por la mala gestión anterior, y desde el Consorcio queremos que haya solidaridad, como la tuvo Alicante en su día con Valencia.
Parece que existe unión que, a priori, escenifican tanto los alcaldes del PSOE como del PP. ¿Nota esa buena predisposición para empezar de cero todos juntos?
Esa es mi pretensión principal, porque los ciudadanos nos han votado a todos para que resolvamos problemas y este es un problema muy serio para la comarca, desde hace diez años, que entre todos debemos resolver. Creo que aquí nadie ha de sacar un beneficio político, sino que entre todos nos pongamos las medallas y todos aparezcamos en las fotos cuando realmente hayamos podido solucionar el gran problema de la Vega Baja. Voy tratar de darle a todo el mundo el protagonismo que tiene que tener. Creo que todos quieren solucionar este asunto y ya me consta el interés de alcaldes como los de Redován, Emilio Fernández, y de Benejúzar, Antonio Bernabé, entre otros. En cuanto pueda, voy a reunir la Comisión de Gobierno del Consorcio para ver cómo tenemos que funcionar.
Responsables políticos y colectivos ciudadanos piden que esa planta de transferencia sea moderna, con un tratamiento integral y sostenible.
Hoy en día existen muchos modelos de gestión, pero se trata de que el rechazo sea el mínimo posible. Nosotros no somos técnicos y deberemos echar mano a gente que sepa de esto. Hay que quitar ciertos prejuicios sobre ciertos sistemas de gestión, porque quizá no son todo lo malo que hemos pensado que son. Vamos a ver los estudios que haya sobre cada sistema de gestión y la decisión la tomaremos como políticos, pero bajo el asesoramiento con informes técnicos, teniendo en cuenta también el coste de la planta y el coste al ciudadanos. Será entonces cuando barajaremos distintas variables y tomaremos una decisión, siempre pensando en el bolsillo del ciudadano y en las generaciones futuras, porque lo que vamos a decidir ahora es algo para la sostenibilidad del medio ambiente y de nuevas generaciones.
¿Van a contar con los colectivos sociales que han estado muy activos en este tema?
Por supuesto que contaremos con ellos. Nosotros veremos la parte técnica pero también entre ellos hay técnicos y gente muy puesta. Por lo tanto, habrá que escucharles y que todos estemos de acuerdo en que el sistema elegido, realmente sea el mejor para la Vega.
¿Se ha impuesto una fecha para que todo sea una realidad y esté funcionando?
Yo quisiera que todo estuviese terminado en esta legislatura. Ahora mismo no soy consciente de lo que supone el trabajo que nos espera hasta que todo se ponga en funcionamiento. Desconozco la cronología, pero cuanto antes, mejor.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

El rosa invade las calles de Bigastro

Next post

Rolly Haacht se adentra con ‘Amor y virtud’ en un mundo de apariencias

activaor

activaor