Vega Baja

Las barreras instaladas en la desembocadura ponen de manifiesto los vertidos incontrolados de plásticos al Segura

La CHS quiere colocar rejillas en azarbes para evitar que los residuos lleguen al cauce

Auténticas mareas de residuos, entre los que predominan los envases de plástico, cubren cada poco tiempo la superficie del agua que queda estancada junto a las barreras instaladas en la desembocadura del Segura en Guardamar. La imagen se repite de forma inexorable, una estampa triste que pone en evidencia la escasa concienciación de la población en el cuidado del medioambiente, puesto que estos desechos no llegan allí solos, previamente han sido arrojados al cauce por la mano humana y, arrastrados por la corriente, llegan a un paraje, el estuario de un río castigado por la presión poblacional, agrícola e industrial que lo circundan.

A final de la semana pasada, operarios de la Confederación Hidrográfica del Segura terminaban los trabajos de retirada de toneladas de vertidos, para evitar así su llegada al mar y el negativo impacto estético visual que estas mareas de plásticos generan en un municipio eminentemente turístico.

Marea de residuos retirados por operarios de la Confederación el pasado viernes en la desembocadura del Segura

Conscientes de que este triste hecho se repite con demasiada frecuencia, el presidente de la CHS ha manifestado su firme propósito de poner freno a esta repetitiva situación, cuyos efectos ecológicos, ambientales y económicos son más que visibles. Mario Urrea ya ha transmitido a regantes y agricultores la determinación del organismo regulador de instalar rejillas en todas las bocas de azarbes y canales de riego que van a parar el Segura, una de las principales vías de entrada de estos residuos. Asimismo, ha puesto a disposición de los Ayuntamientos que así lo soliciten la colocación de barreras de flotantes en las partes del cauce que atraviesan sus respectivos términos municipales, las cuales serían limpiadas de forma periódica, a fin de prevenir la formación de tapones que ralenticen la circulación de las aguas en caso de crecidas.

Orihuela es uno de esas localidades en las que ya se trabaja en la adecuación del terreno para colocar estas pantallas aguas arriba del casco urbano.De este modo, se evitaría la acumulación de residuos, tan críticas por los ciudadanos en el azud.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

Un Guardia Civil en la UCI tras rescatar a dos bañistas en la playa de La Mata en Torrevieja

Next post

La Diputación pone en valor el regadío tradicional de la Vega Baja en el proyecto europeo WAVE

activaor

activaor