Sociedad

La leche y el huevo son los alimentos que más alergia provocan entre los menores de cinco años

Aunque en  principio todos los alimentos tienen capacidad para producir alergia, determinadas costumbres alimenticias pueden favorecer ciertos patrones alérgicos, así como la presencia de pólenes y ácaros en el ambiente, también favorecen la reactividad cruzada. “En España”, detalla el doctor Ángel Ferreralergólogo de Quirónsalud Alicante “la alergia alimentaria más frecuente en niños menores de cinco años es provocada por la leche y el huevo mientras que a partir de los cinco años, son las frutas frescas y los frutos secos, seguidos por los crustáceos. Dentro de las frutas frescas, las rosáceas son también las más inductoras de reacciones, con el melocotón en primer término. El melón, la sandía y el plátano inducen a menudo reacciones, especialmente en los alérgicos al polen de gramíneas”.

Para el doctor Ferrer es importante distinguir entre intolerancia y alergia, “ya que mientras que la intolerancia se produce por alteraciones en la digestión o el metabolismo de los alimentos y sus síntomas pueden no revertir más gravedad que la hinchazón abdominal, los gases y las náuseas, las alergias por su parte ponen en juego a nuestro sistema inmunitario generando anticuerpos frente a ese alimento provocando cuadros graves que pueden derivar en edema, urticaria y dificultad al tragar y respirar. Estos síntomas a su vez podrían provocar un episodio anafilaxia y poner en peligro la vida del paciente”.

Tratamientos para las alergias alimentarias

El tratamiento más eficaz para las alergias alimentarias es eliminar por completo el alimento que lo provoca de la dieta del paciente con una vigilancia para evitar la exposición a los alérgenos presentes y ocultos en muchos de los alimentos procesados. El especialista de Quirónsalud Alicante recomienda vigilar las etiquetas de los alimentos y conocer la composición de los alimentos que se tomen fuera de casa.

En cuanto al avance en los tratamientos el alergólogo resalta el uso de desensibilizadores orales que consiguen transformar, en algunos de los casos, la alergia en tolerancia para la ingesta de pequeñas cantidades de alimentos como la leche, el huevo y los cacahuetes, presentes en muchos alimentos procesados.

Otro de los avances es el uso de vacunas e inmunoterapia utilizados para la alergia al melocotón y las frutas de las familias de las rosáceas consiguiendo que el paciente pueda tolerar el alimento. “En esta línea”, resalta el doctor Ferrer, “también se han probado tratamientos inmunomoduladores no específicos con la administración de anticuerpos con lo que también se ha conseguido elevar el umbral de tolerancia a algunos alimentos.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

Cómo reclamar los daños por inundaciones

Next post

Orihuela despide con emoción y aplausos a la UME

activaor

activaor