Guardamar del Segura

La Generalitat ofrece a los regantes un plan de infraestructuras hidráulicas para hacer frente a inundaciones

El alcalde y Juez de Aguas de Guardamar, José Luis Sáez, el concejal de Agricultura, Jesús Tenza, y el director general del Agua, Manuel Aldeguer, han presidido la reunión informativa y consultiva donde los representantes de los 17 Juzgados de Aguas y Sindicatos de Riegos de la Huerta Tradicional de la Vega Baja, han recibido información sobre el plan inicial de infraestructuras hidráulicas que pretende ejecutar en la comarca el Gobierno Valenciano, en colaboración con la administración central, tras los episodios de lluvias e inundaciones que tuvieron lugar el pasado mes de septiembre.

Los regantes  apoyaron en principio las medidas planteadas por Manuel Aldeguer y los técnicos de la conselleria de Agricultura, Cambio Climático Medio Ambiente y Desarrollo Rural presentes en el acto que tuvo lugar en el salón de pleno del Ayuntamiento de Guardamar. Pese a ello, advirtieron que se precisa de una actuación conjunta con la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) “que debe beneficiar y mejorar las infraestructuras de riego de la huerta para reducir los efectos de las inundaciones, y que los costes de su mantenimiento no deben correr únicamente a costa de los regantes ya que el beneficio es para todos”, como expusieron.

Los responsables del Gobierno Valenciano dijeron en su exposición  que se trata de una problemática a resolver “muy compleja” cuya solución  debe contemplar diversas áreas: técnica, social, mediombiental, agrícola, de organización del territorio, municipal, administrativa, económica y financiera. Todo ello teniendo en cuenta las competencias de las distintas administraciones donde el dominio público hidráulico depende de Estado; el suelo urbano, cauces de río y ramblas en suelo urbano, encauzamientos y aguas pluviales, depende de ayuntamientos, Diputación y Generalitat, y que las canalizaciones privadas (azarbes y acequias) son propiedad de las comunidades de regantes.

Consenso

José Luis Sáez destacó que se trata de un problema complejo el que hay que resolver, “pero que hay que afrontar todos juntos y de forma consensuada”. Por ello, instó a todas las partes implicadas a trabajar para que en el mínimo tiempo posible la Vega Baja afronte con las máximas garantías episodios de gota fría e inundaciones donde toda la comarca salga beneficiada, “y en especial los agricultores de la huerta garantes con sus sistemas de riego para que las actuaciones hidráulicas previstas tengan éxito”.

Los responsables y técnicos de la administración autonómica asistentes al encuentro dejaron claro que el plan de actuación y las soluciones que persiguen deben forma parte de un plan global entre las distintas administraciones y deben contar  con un consenso general. Por ello, plantearon varios ejes de actuación fundamentales y encaminados todos a reducir  y ralentizar la llegada de caudales a la comarca en situaciones extremas, así como para mejorar la capacidad de desagüe de la comarca.

Entre ellos destacaron el control de caudales externos que llegan al llano fluvial de la comarca procedentes principalmente del río Chicamo-Rambla de Abanilla, y de la sierra de Crevillente, y corredores hidráulicos verdes a ambos márgenes del cauce del río Segura, y en los distintos azarbes que desembocan en el mar, concretamente aumentando la capacidad del propio cauce del Segura y también uniendo los distintos azarbes y ampliándolos. Igualmente se abordó el crear zonas de retención y almacenamiento de agua en el llano de  la comarca, colocación de bombas de elevación y distribución de caudales; aplicar políticas efectivas de mantenimiento y limpieza de azarbes, y de la desembocadura del río Segura, y la reducción del efecto pantalla que producen infraestructuras  públicas (carreteras, autopistas etc )

Reseñar que los técnicos de la consellería dieron a conocer que el agua que inundó la comarca el pasado mes de septiembre procedía principalmente de la rotura del río en Almoradí con 18 hectómetros cúbicos (hm3), Rambla de Abanilla, 79 hm3  y  sierra de Crevillente  (3 hm3). Un impacto aminorado gracias a  la escasa aportación de caudales  del Reguerón y del río Vinalopó .

 

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

Más de 20.000 agricultores colapsan Valencia en la mayor protesta del campo en la Comunidad Valenciana

Next post

Almoradí presenta una XXVI Muestra Nacional de Teatro "de primer nivel"

activaor

activaor