OrihuelaSociedad

La Casa de Bonanza y su uso durante una epidemia de peste en 1559

Por Segismundo Pérez

Hace unos años participé en el I Máster sobre Gestión de Patrimonio, organizado por la Universidad de Alicante -Cátedra Fernando de Loazes- en Orihuela. Para el trabajo obligatorio a realizar, elegí desarrollar un estudio sobre la ‘Casa de Bonanza’, una Alquería que debe su nombre a la heredad donde se haya construida, lo que hoy es el Rincón de Bonanza. Es una construcción realizada extramuros, fuera de la ciudad amurallada, cuyo origen podría estar entre finales del siglo XV y principios del XVI, o incluso antes.

Seguramente, muchas de las personas que lean este artículo desconozcan la antigüedad de este edificio, cuya importancia radica en ser quizás la más antigua casa señorial de labranza de tipo ‘Alquería’ que queda en esta zona, cuyos elementos constructivos y la calidad de los materiales de construcción han permitido su longevidad.

Este edificio perteneció a la familia ‘Rocafull’, a partir del establecimiento en esta zona de un caballero de la nobleza aragonesa bonificado por reyes cristianos como Jaime I y Alfonso X, por su destacada participación en la reconquista de estos territorios, llegando a tener propiedades en Abanilla, Albatera y la Heredad de Bonanza, entre otras. No puedo demostrar fehacientemente la fecha de construcción, pero me he atrevido a citar este periodo aproximado en base a un hecho constatado en un Acta del Consell de Oriola (libro A-71, folio 264 o 223 en la versión antigua), fechado en 1559, a partir de las actuaciones que el Consell (lo que hoy sería el Ayuntamiento) tomó durante la gestión sanitaria de una epidemia de Peste. El técnico del Archivo Histórico Municipal, el Sr. D. Jesús García-Molina Pérez, tuvo la generosidad de compartir este conocimiento conmigo y dicho acta refiere…

«En 1559, la Casa de Bonanza sírvese de Casa Blanca para que fueran atendidos los heridos malcontagiados de Peste fuera de las murallas de la ciudad. Por ello, Miquell Bellmont, por tener la casa ocupada con esa gente y en previsión de tener muchos daños, en especial a las viñas que tiene cultivadas en los campos anexos, solicita al Consell ser indemnizado. Para determinar la cuantía de la indemnización, él nombrará a dos personas –jueces de la cuestión- y solicita al Consell que nombre a otras dos para que entren en la heredad y puedan hacer una valoración efectiva de los posibles daños a indemnizar. Jaume Callosa fue uno de los nominados para tal cuestión y que informará al Consell. Miquel Bellmont tenía arrendadas las tierras de la finca perteneciente a Dª Isabel de Guevara, viuda de D. Lluís de Rocafull, además de ser propietario de tierras lindantes con dicha finca»- El Consell de Oriola, ante brotes de epidemia de Peste, tenía por costumbre confinar a la población dentro de la ciudad amurallada, limitando los accesos mediante el cierre y control a través del conjunto de puertas con las que contaba la muralla. Aquellas personas que presentaban síntomas de haber contraído la enfermedad eran alojadas en ‘Casa Blanca’ para ser atendidos y quedar en cuarentena, como medida preventiva para evitar contagios. Ante tales circunstancias, se tomaba una vivienda, edificio o un monasterio, a las afueras de la ciudad amurallada, de dimensiones y posibilidades de aforo suficientes para albergar a numerosas personas. La antigua ermita de San Cristóbal, según tengo entendido, también desarrolló esta función. Respecto a la propiedad señalada en el acta referida “…finca perteneciente a Dª Isabel de Guevara, viuda de D. Lluís de Rocafull,…”, permítame el lector que le indique que D. Lluís de Rocafull fue hermano de D. Ramón de Rocafull, personaje que tuvo una participación muy significativa en uno de los episodios históricos importantes ocurridos en Orihuela. Me refiero a la Germanía y el trágico final en la Batalla de Bonanza. Este episodio es citado, entre otros, por Francisco Cánovas Sánchez en su obra ‘Historia de Orihuela’, dentro del capítulo IV. Asimismo, en el libro de Arturo Pérez Reverte ‘Una historia de España’, hay una cita expresa a esta batalla (cap.19, pag.62) y que, casualmente, es la única cita a Orihuela en esa obra. El próximo año 2021, concretamente el 30 de agosto de ese año, se cumplirán 500 años de aquella Batalla de Bonanza. Como conclusión, mi intención manifiesta de poner en valor este edificio del patrimonio arquitectónico rural, en peligro de desaparecer, la Casa de Bonanza, aprovechando la circunstancia del uso dado en un momento de la historia, si no parecido, con cierta similitud a los días que estamos viviendo a causa del COVID 19.

1 Comment

  1. Eugenio
    6 junio, 2020 at 17:25 — Responder

    Buen trabajo y muy bien documentado. Gracias por contribuir al conocimiento de la historia de esa alquería de la Casa de Bonanza

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

Ciudadanos se desmarca de su socio de gobierno y exige el pago de las horas extras a la Policía Local

Next post

Rojales anuncia las bases del XXIV premio de novela corta 'Salvador García Aguilar'

activaor

activaor