Orihuela

«Familias, empresarios y agricultores afectados por la DANA necesitan todas las ayudas, y las necesitan ya»

El pasado 2019 ha sido para Orihuela uno de los años más difíciles de las últimas décadas. La catástrofe natural causada por la DANA ha dejado momentos muy duros para miles de vecinos y también para los responsables políticos que han de gestionar la recuperación del municipio, a cuya cabeza está el alcalde, Emilio Bascuñana. Con él abordamos los proyectos para este 2020.

Pregunta. Viendo en lo que ha perjudicado a Orihuela la DANA, ¿qué más cree que se debería de hacer para que el municipio se recupere?
Respuesta. Es la hora de Orihuela y de la Vega Baja. La Generalitat Valenciana y el Gobierno Central, tienen que estar a la altura. Este desastre supone una oportunidad única para atender nuestras necesidades históricas, una oportunidad que no podemos desperdiciar. Hay que reclamar y conseguir lo que necesitamos y lo que merecemos. Las familias afectadas, los agricultores, empresarios y comerciantes necesitan todas las ayudas posibles, pero las necesitamos ya. No se pueden demorar más, hay agricultores que han perdido sus cosechas y el trabajo de todo un año, empresarios que han tenido que echar la persiana y despedir a sus trabajadores o familias que lo han perdido todo y no han podido volver a sus casas.
Las administraciones competentes, especialmente la Generalitat y el Estado tienen que actuar de inmediato para arreglar todo el daño causado en calles y caminos, en instalaciones públicas (Residencia Oriol, CRIS, CEFIRE, campo de fútbol, pabellón cubierto, polideportivo, Teatro Circo, playas, monumentos BIC, etc…), pero también urge dotar de las infraestructuras necesarias a nuestra comarca, infraestructuras hidráulicas y en materia de comunicación y vertebración. Pero la realidad es que cuatro meses después seguimos debatiendo qué hacer, sin concretar nada al respecto. Estamos peor que en septiembre, con reparaciones todavía pendientes. Si volviera a suceder otro episodio como la DANA que vivimos, el desastre ahora mismo sería igual o peor.
A esta comarca, no se nos puede pedir más paciencia ni resignación a morir por sequía o por ahogamiento. Orihuela y la Vega Baja necesitan las obras adecuadas -cuesten lo que cuesten- para gestionar el agua que necesitamos, almacenándola y evacuándola adecuadamente según las circunstancias. Habrá que hacer un planteamiento integral, serio, riguroso, científico y sostenible, pero no nos valen las excusas de que no hay dinero para afrontar las obras. Ya es hora de invertir en Orihuela y en la Vega Baja, por necesidad y por justicia social.
El polígono industrial ‘Puente alto’ está en la zona inundable que determina el PATRICOVA, por ello es necesario abordar las obras de encauzamiento y protección que permitan preservar su seguridad y el desarrollo del suelo industrial necesario para el progreso de nuestra ciudad y nuestro municipio. Que vivimos en una zona inundable ya lo sabemos pero hoy en día hay soluciones y las queremos. Se han dado en otras ciudades como en Valencia, costó dinero, pero ha funcionado. ¿Es que nosotros no merecemos el esfuerzo? Orihuela no acepta las propuestas de resignarnos y emigrar. Como alcalde de Orihuela, no dejaré de reclamar a quién y donde corresponda, que todos cumplan con su deber y que actúen de inmediato.

P. De las cuentas municipales depende mucho para el municipio. ¿Para cuándo cree que podrá sacar adelante los presupuestos pendientes?
R. Lo cierto es que nos hubiera gustado tenerlos ya, pero la DANA nos ha supuesto establecer otras prioridades durante varias semanas, y lógicamente lo que ha sucedido ha condicionado nuestra hoja de ruta. Ahora la prioridad es recuperar Orihuela, aunque eso implique dejar aparcados proyectos para el próximo año. Esto es algo que los oriolanos entienden, y seguro que la oposición también, estoy convencido que en nuestro lugar hubieran actuado del mismo modo, anteponiendo el bien de Orihuela. Los estamos perfilando y estamos en la recta final.

P. La portavoz del PSOE, Carolina Gracia, ha dicho que este 2019 ha sido «un año en blanco’ para Orihuela» por la inacción y porque no se cumplen los acuerdos plenarios.
R. Carolina Gracia sí que lleva toda una legislatura en blanco, en la oposición, y es la segunda. Ha vuelto a perder unas elecciones y parece que no ha aprendido nada en estos cuatro años en la bancada de la oposición. Ojalá, durante los cuatro años que estuvo en el gobierno, hubiera hecho la décima parte de lo que hemos hecho nosotros. Le cuesta entender y aceptar que este equipo de gobierno es responsable, actúa bien, y vela por Orihuela por encima de cualquier otro interés. Está claro que le molesta, pero le recuerdo que es lo que los oriolanos han elegido con sus votos en las urnas el pasado mes de mayo, que yo siga siendo su alcalde y trabaje por garantizar su bienestar, su desarrollo y el progreso de verdad, no ese progreso de los que se autodenominan ‘progresistas’.

P. Entrados ya en el nuevo año, nos gustaría que enumerara los proyectos más importantes que le gustaría ver avanzados o culminados en 2020.
R. Toda la EDUSI –con el proyecto de regeneración social a la cabeza y que va a comenzar de inmediato, todas las obras del EDIFICANT, el Centro de Emergencias de la Costa, y otros muchos en las pedanías, en la zona del litoral, en la ciudad, y también en la Vega Baja. Hay grandes proyectos en la comarca que son vitales para todos: la CV-95 y la CV-91, la comunicación ferroviaria de la Estación Intermodal y Alta Velocidad de Orihuela con el litoral, la ampliación del Hospital de Orihuela, la Zona de Actividades Logísticas y otros muchas. Estamos trabajando también otras actuaciones especiales, de las que destacaría las que afectan a la regeneración de nuestro casco histórico, para lo que hemos mantenido diversos contactos con representantes de diferentes consellerías y confiamos en su apoyo para hacerlas realidad.

P. En la ciudad son muchas las voces que claman por la recuperación del patrimonio histórico. Con cuatro de estos espacios, castillo, Palacio de Rubalcava, iglesia de San Agustín y complejo minero de San Antón, en la lista roja del patrimonio, ¿qué espera conseguir a corto o medio plazo?
R. En esta legislatura tenemos una prioridad muy clara con respecto a la recuperación y cuidado de nuestro patrimonio histórico. La prueba de ello son los trabajos que ya han finalizado en el Castillo y que continúan ahora con la Muralla. Con la iglesia de San Agustín, propusimos un acuerdo pero no obtuvimos los apoyos necesarios y nuevamente prevaleció el politiqueo antes que el interés general y la solución a problemas enquistados. No obstante, seguiremos trabajándolo. Los proyectos del Palacio de Rubalcava, y de la antigua Caja de Monserrate, ya están adjudicados y el siguiente paso que daremos será la licitación de las obras. La recuperación de las Norias Gemelas también forma parte de los proyectos que esperamos sacar adelante en los próximos meses, entre otras acciones.

P. Otro inmueble que espera su rehabilitación para acoger dependencias municipales es el antiguo Palacio de Justicia.
R. Hemos conseguido que se pague un alquiler por los nuevos juzgados y ahora mismo se está redactando el proyecto que ya está adjudicado para determinar con precisión cómo van a ser esas oficinas municipales en el edificio de los antiguos juzgados, porque será un importante espacio dedicado a la atención ciudadana con el que esperamos mejorar el servicio de cara el público y la accesibilidad a las áreas que allí se alberguen en un futuro que esperamos no sea muy lejano.

P. Ha presentado usted muchos proyectos enmarcados en los fondos EDUSI. ¿Qué importancia supondrán para Orihuela cuando salgan del papel y sean realidad?
R. La regeneración completa del entorno del cinturón de la sierra del Monte de San Miguel. Esto engloba el casco histórico de Orihuela, que necesita impregnarse de vida para que el comercio, la hostelería y el turismo se potencien como no lo han hecho hasta ahora. A esto deberíamos añadirle la revisión del PEOPCHO que permitirá esa ansiada regeneración y revitalización. Por otra parte, no podemos olvidar el aspecto social que conlleva también la EDUSI, especialmente en aquellos barrios más desfavorecidos, en aquellos colectivos más vulnerables con los que buscaremos su integración y les ofreceremos nuevas oportunidades.

P. La costa oriolana sigue reclamando más infraestructuras, mejores servicios y en general, más atención del gobierno municipal. ¿Qué mejoras van a tener estos residentes este 2020?
R. El Centro de Emergencias va a ser una realidad muy pronto, porque hace tan sólo unas semanas, este alcalde y su equipo de gobierno lo han sacado a licitación, después de que la Generalitat y Ximo Puig rechazarán hacerlo a pesar de ser su responsabilidad. Yo me comprometí con los vecinos de la costa, y voy a cumplir mi palabra, cueste lo que cueste. Y finalmente será el Ayuntamiento y en esta legislatura, el que finalice esta obra que tendría que haber terminado el PSOE y Compromís desde Valencia. El PSOE oriolano y Cambiemos (incluido CLARO), deberían explicar por qué apoyan al PSOE de Valencia y a Compromís, que le dieron la espalda a los vecinos de la costa de Orihuela.

P. ¿Qué les anuncia a quienes viven en las distintas pedanías?
R. Que, al igual que cumplimos con la pedanía de La Aparecida construyendo su Centro Cívico después de diez años, seguiremos mejorando la vida de nuestros vecinos de pedanías con importantes proyectos como los que afectan al transporte público, a la movilidad (carriles ciclo peatonales), las instalaciones deportivas de Molins, el Auditorio de La Murada, el Centro Cívico de Desamparados y el consultorio de Hurchillo, de Desamparados y de Virgen del Camino, el Parque de la Cruz de San Bartolomé, etc…

P. Un asunto que no es baladí es la despoblación de la ciudad y las pedanías. ¿Le preocupa que el padrón de los últimos años muestre un claro descenso del número de habitantes?
R. Por supuesto que me preocupa, y estamos haciendo un esfuerzo para revertirlo. Necesitamos que la Generalitat nos permita revisar el PGMOU de acuerdo a la realidad e idiosincrasia de nuestro municipio. La gente se va a vivir donde las viviendas tienen un precio asequible y cerca de donde se crean las industrias, si no se nos permite crear suelo industrial, ni tampoco suelo residencial suficiente en pedanías, la gente se va. Además, especialmente en nuestro litoral, tenemos una población ‘de hecho’ y ‘flotante’, que sería deseable se empadronara para facilitar darles los servicios en la cantidad y calidad deseable. Tampoco podemos olvidar la situación en la que se encuentra actualmente Reino Unido, el país del que contamos con el mayor número de residentes internacionales en Orihuela.
El Brexit en estos momentos parece estar suponiendo una ligera subida, al estar más cerca su salida de la UE, pero como decía, desde el Ayuntamiento estamos trabajando para que los residentes renueven su padrón, y los que no están empadronados descubran las ventajas de serlo, porque si el padrón municipal desciende no podremos conseguir infraestructuras tan básicas y tan necesarias como un centro de salud o un servicio adecuado de ambulancia.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

El cambio climático a debate en la UMH de Orihuela

Next post

La comarca cierra el año con 455 personas desempleadas menos

activaor

activaor