Orihuela

Empresarios del polígono avisan de que se encuentran en «una situación crítica» por el retraso en el pago de las pérdidas millonarias que dejó la DANA hace diez meses

La mayoría de las industrias asentadas en este complejo asegura atravesar «una situación límite» tras sufrir los estragos de la inundaciones de septiembre y la crisis sanitaria. Explican que han tenido que recurrir a préstamos para intentar sacar adelante sus empresas

Hace diez meses que la DANA dejó anegadas de fango y barro la mayoría de empresas del Polígono Industrial Puente Alto de Orihuela, una de las zonas más afectadas por esta catástrofe. Sin embargo, nueve meses después, todavía se encuentran esperando el pago del Consorcio de Compensación de Seguros, unos pagos, aseguran, que llegan tarde, mal y en ocasiones, tan escasos que muchos temen por su futuro, ya que se encuentran sumidos en pérdidas e incluso han tenido que recurrir a préstamos bancarios para intentar sacar adelante sus empresas. Una catástrofe a la que se suma la situación producida por el COVID-19, en menos de seis meses se han tenido que enfrentar a dos situaciones excepcionales que les han dejado en una situación crítica.

Destacan especialmente la baja valoración de los peritos y el tiempo de demora en los informes y expedientes.  Algunos de ellos ni siquiera tienen los expedientes cerrados, otros, de las pérdidas obtenidas, no van a recuperar ni la mitad. Se encuentran en una situación límite, ya que las semanas y los meses pasan, pero las soluciones no llegan.

Cosme Javaloyes, presidente de la Asociación de Empresarios del Polígono Puente Alto y gerente de Matadero Orihuela, ha indicado que “de pérdidas de 750.000 euros hemos recibido un adelanto de 400.000 pero todavía no nos han cerrado el expediente ni sabemos cuándo lo van a hacer, llamamos todas las semanas, encima ha venido la situación del Covid-19 y nos hace todavía más falta el dinero y no tenemos respuesta”.

Vegacarne, Oserpro 2000 y Exclusivas Dialse, son tres empresas que se sienten especialmente perjudicadas por los peritos del consorcio, ya que, según declaran, la documentación que les exigen es tal que se han visto obligados a contratar personal externo para poder hacer frente a los requisitos impuestos. Además, se quejan del trato recibido, ya que sus pérdidas superan con creces el dinero que el seguro les pretende dar.

Manuel Rodríguez, gerente de Vegacarne, ha revelado que, de los más de 300.000 euros en daños, y la pérdida de cuatro camiones de reparto, de estos últimos le han dado 5.000 euros, “que no tengo ni para repararlos” añade. Además, “de los 275.000 euros de reparación de la nave, la perito nos lo ha reducido a 130.000, algo que finalmente acepté con una condición que no ha cumplido”. El gerente de Vegacarne ha agregado que “me corresponden 1.500 euros por cada día que estuvo la empresa cerrada, pero me descuentan el ERTE, algo que el gobierno me concedió para que no tuviera que despedir a todos los empleados, y ahora lo tengo que pagar con creces, porque de 100.000 euros que me corresponden de esos días, me va a dar poco más de 30.000”.

“La empresa todavía la tengo destrozada, no se parece en nada a lo que tenía, y no me dan ni la mitad de lo que tenía contratado con el seguro” ha lamentado Manuel Rodríguez.

La representante de Oserpro 2000, Susana Onteniente, se ha sumado a las críticas al Consorcio, ya que tienen una situación similar, señalando que “hemos presentado todas las facturas, hay mucha maquinaria que no se puede reparar como nos exigen, la reconstrucción de la nave igual, se lo hemos documentado todo y nos sacan diferencias en los precios, nosotros hemos pedido diferentes presupuestos, si nos dicen que la maquinaria no se puede reparar tenemos que comprar nueva maquinaria”.

Pero además, Onteniente muestra su malestar porque “no nos justifica su rechazo ni nos dice las empresas que nos lo podrían hacer por ese presupuesto, no sabemos por qué rechaza nuestros presupuestos y facturas, queremos un desglose para entender que no estamos haciendo bien según ella”.

En la misma situación se encuentra José Alberto Moya, de Exclusivas Dialse, quien subraya que “le hemos mandado presupuestos y justificaciones de pago, y ahora a los meses nos dice que no son correctas, que es mucho dinero. Le hemos pedido el desglose, y después de un mes y medio, todavía no lo hemos recibido”.

María Isabel Pastor, de JAVISA S.L.U, ha señalado que, en su caso al tratarse de una empresa con productos fitosanitarios, el principal problema viene a la hora de destruir el producto, puesto que “la destrucción del material me cuesta 37.000 euros, y me dan 600, me dicen que los eche en mi casa de la huerta, todavía tengo los productos precintados”. En cuanto a las pérdidas “a la hora de la valorar los productos no me dan ni la mitad. Me dieron un adelanto, pero nadie me ha vuelto a llamar ya del Consorcio”.

Pedro Insa, de Grúas y Desguaces “El Campeón”, ha detallado que, en su caso,

“han venido hasta tres peritos y lo están viendo ahora, todavía no se ha cerrado la peritación, me han adelantado 200.000 euros pero tuve pérdidas de más de un millón, ahora me toca esperar a ver lo que ellos creen me pertenece”.

Juan Martín Riquelme, de Suministros River S.L, ha declarado que ha remitido «facturas de todo. Hemos tenido unos 500.000 euros de pérdidas y nos dieron un adelanto de 120.000, nos dicen que las existencias que se han perdido no son reales”. En la logística de la empresa, “tenemos tres niveles de estanterías y perdimos el de abajo, se ha perdido un tercio, sin contar que lo que había en este nivel es lo que más vale porque es lo que más pesa”.

El representante de Crispín Suministros y Recambios, Pedro Lidón, ha trasladado su preocupación debido a que “cuando pasó todo busqué un perito que me hizo un informe por un valor de 200.000 euros y con el del Consorcio llegué a un acuerdo, de unos 175.000, cedí a sus exigencias y todavía no me han dado nada”.

“He tenido que sacar un préstamo para poder pagar, pero cuando nos lo gastemos a ver qué hacemos. Todo lo que he reparado ha sido de mi bolsillo. Estamos desesperados porque no sabemos qué vamos a hacer, a los proveedores tenemos que pagarles, hemos tenido que comprar maquinaria nueva, lo necesario para poder empezar de nuevo”

Manuel Menárguez, de Tapizados Arenal, ha explicado que ha tenido que pedir un préstamo: «El banco me pidió las cuentas del año pasado, en las que lógicamente presenté pérdidas, en el programa del ICO (Instituto de Crédito Oficial) nos catalogas como empresas de alto riesgo y no me han dado ni un 20% de lo que necesitaba”, añadiendo que “como no iba a presentar pérdidas si lo perdí todo, no he presentado pérdidas nunca y solo han mirado las cuentas de 2019, cuando estaban más que justificadas”.

En cuanto a las ayudas en forma de líneas de crédito del Instituto Valenciano de Finanzas, únicamente Suministros River ha percibido el crédito, “después de tres meses firmado ante notario”, ha señalado Juan Martín Riquelme.

Por lo que respecta a las ayudas que comprometió el Gobierno para cubrir la diferencia del Consorcio de Compensación de Seguros, que eran de máximo 9.000 euros, “lo solicitamos y todavía no sabemos nada, continúan en tramitación”, ha trasladado Cosme Javaloyes.

Finalmente, los empresarios del Polígono Industrial Puente Alto inciden en que «lo único» que persiguen es es que «esta situación termine ya, que nos digan lo que nos van a dar pero que podamos cerrar, por fin este, asunto”.

 

 

 

 

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

Abierto hasta el 14 de julio el plazo de solicitud de admisión de la escuela oficial de idiomas

Next post

Concluidas las obras de la Plaza de la Cruz de San Bartolomé

activaor

activaor