Orihuela

El polígono industrial, zona cero de la catástrofe, se repone sin ayudas públicas

La devastación se apoderó hace un año de cada rincón de este complejo en el que se asientan 230 empresas

Una de las zonas más castigadas por los efectos de la DANA y la consiguiente crecida de la Rambla de Abanilla, torrente que sembró la destrucción a su paso en distintos puntos del término municipal oriolano -El Escorratel, la Media Legua, El Palmeral, etc..- fue el polígono Puente Alto, único núcleo industrial con el que cuenta Orihuela.

La pesadilla se inició en la mañana del mismo jueves 12 de septiembre de 2019. Sin apenas tiempo de reacción, el agua, el barro y los arrastres anegaron las calles y las naves de este complejo empresarial, dejando incomunicados a cientos de trabajadores, que tuvieron que ser rescatados horas después.

Una vez fue posible acceder a este recinto, situado entre los términos de Orihuela y Redován, junto a la N-340, las imágenes de devastación se acercaban más a las propias de un escenario de guerra.

«Había visto las escalofriantes imágenes, pero cuando he llegado aquí casi me da un infarto». Con estas palabras se expresa uno de los más de 200 empresarios del Polígono Industrial ‘Puente Alto’ de Orihuela al comprobar la desoladora estampa que presenta la zona tras la descomunal inundación sufrida.

La fotografía general del polígono era la del barro impregnado en todas sus calles. Señales de tráfico, vallas, mobiliario y todo cuanto el agua arrastró disperso por donde uno menos lo esperaba y completamente inservible. A las puertas de las naves, motocicletas, coches tráilers y camiones volteados y casi sepultados por cañas y fango. P

ese a semejante panorama de desolación, fueron muchos los que sintieron la fortuna de que no se produjera víctima alguna. Daños materiales muchos, cuantiosos, millonarios, pero, para lo que podía haber pasado, ningún herido de consideración ni fallecido.

Transcurrido un año de una vivencia imposible de olvidar, ‘Activa’ ha contactado con el presidente de la Asociación de Empresarios del Polígono Puente Alto para conocer la actual situación de este importante núcleo empresarial tras hacer frente, primero, a una catástrofe natural y, ahora, a una crisis sanitaria.

Cosme Javaloyes recuerda aquellos fatídicos días con tristeza y reconoce que algunas empresas ya no volvieron a abrir. Las que sí recuperaron su actividad critican, de un lado, la tardanza en la tramitación de las indemnizaciones del Consorcio de Compensación de Seguros, así como el trato recibido en algunos casos, puesto que estiman que las cantidades abonadas no cubren las pérdidas y daños sufrido. Asimismo, Javaloyes critica la lentitud en la respuesta de las administraciones tanto central como autonómica, no así de la municipal. En este sentido, agradece al Ayuntamiento de Orihuela su asistencia y agilidad la hora de limpiar todo el recinto tras la riada y de actuar en la reparación de mobiliario y alcantarillado.

Es más, Javaloyes especifica que las empresas del polígono no han recibido ninguna ayuda pública directa. «Lo único que nos han ofrecido son préstamos», aclara en referencia a la línea especial de financiación habilitada por el Instituto Valenciano de Finanzas.

Por último, explica el representante de los empresarios asentados en el polígono que se haya a la espera de poder entrevistarse con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura, Mario Urrea, para conocer qué actuaciones se van a adoptar para mitigar los efectos de futuras riadas, teniendo en cuenta que el recinto industrial se localiza en zona declarada como inundable por el propio organismo regulador de la cuenca.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

Emilio Bascuñana: «Seguimos con el riesgo y el miedo porque no se han hecho las infraestructuras necesarias»

Next post

‘La DANA y el río de la solidaridad’, en imágenes

activaor

activaor