Deporte

El atleta Juanmi López correrá el maratón Des Sables en Marruecos del 3 al 13 de abril

Es el primer oriolano que participa en una de las carreras más duras del mundo

Siempre dispuesto a superar retos cada vez más difíciles, el ultra-atleta oriolano Juanmi López Cartagena participará en el Maratón Des Sables (Maratón de las Arenas) en Marruecos. Considerada una de las carreras más duras del mundo, la organiza cada año el francés Patric Bauer desde 1986. Será del 3 al 13 de abril y consta de 250 kilómetros divididos en siete días, cinco de ellos entre 30 ó 40 y una de 84. Es una dura prueba de autosuficiencia donde cada corredor debe llevar una mochila con su comida, ropa y saco de dormir, que debe pesar entre 9 y 15 kilos.

Tras disputar en su carrera como deportista diversas pruebas de Ironman, en Lanzarote, el campeonato de España de Ultraman, la Copa de España de natación en aguas abiertas o ultra-trails de más de 100 kilómetros, Juanmi López Cartagena se enfrenta ahora al resto más duro de su vida deportiva porque el recorrido consiste en llanuras rocosas, lechos de ríos secos y dunas de arena, con una temperaturas tan desiguales que pueden estar a 50 grados por el día y a 5 ó 6 por la noche. Esta aventura la compartirá con unos 50 corredores españoles y otros deportistas de 55 nacionalidades. Antes de partir, charlamos con Juanmi.

Pregunta: .¿Por qué has decidido participar en algo tan duro y a que temes más de todo lo que te espera en el desierto?
Respuesta: Precisamente, acepté participar por ese motivo, porque nunca había corrido en el desierto y poder hacerlo en una prueba tan legendaria como el Maratón Des Sables es como un sueño que se hace realidad. Poder correr por la inmensidad del desierto con sus dunas, su contrastes de temperatura y tener que gestionarme sin la ayuda de nadie es algo que me atrae. ¿A qué temo? No es miedo pero sí mucho respeto porque me enfrento a un terreno nuevo y desconocido para mí, considerado uno de los más duros e inhóspitos del mundo. Hay dos cuestiones que me crean cierta inquietud: la primera de ellas son las ampollas, ya que tener que correr con el pie lleno de ampollas sobre arena con temperaturas muy altas, con fatiga tanto física como mental y, en gran medida, deshidratado y con la alimentación muy ajustada, es algo muy duro. A nivel mental, voy concienciado y tengo presente que se pueden dar estas situaciones. Y la segunda inquietud es la etapa cuarta, de 86 kilómetros, que iniciamos de noche y son todo dunas. En esta prueba, la higiene de los pies es fundamental y, tras finalizar cada etapa, deberé limpiarlos y cuidarlos mucho.

P. ¿Y te has preparado a fondo para superar tantas y tan duras pruebas?
R: Esa es la pregunta que más me suelen hacer ahora. En primer lugar, hay que ser consciente de qué tipo de pruebas vamos a realizar y, una vez tengamos el calendario, centrarnos en la planificación. Yo suelo hacer una preparación de unos seis meses para pruebas extremas, ya que partimos de la base de que nos preparamos para ser corredores de fondo, no de velocidad. Por lo tanto, los ritmos, alimentación y entrenamientos son diferentes a cualquier otro tipo de pruebas. Suelo meter trabajo de fuerza y propiocepción dos días a la semana, montaña otros dos, y una tirada más larga los fines de semana por campo a través. Más que la acumulación de kilómetros es muy importante tener una buena base y tonicidad muscular, realizar trabajos preventivos y cuidar las articulaciones. No se debe correr para entrenar, se debe entrenar para correr. En esta prueba, el físico es fundamental ya que es muy psicológica y hay que aprender a convivir siete días con el dolor. Hay que hacerse amigo del desierto, no enfrentarse a él. Me imagino realizando el recorrido y suelo ponerme en las peores situaciones e intentar solventarlas eficazmente para que el día de la competición, si surge algún inconveniente, sepa desenvolverme o anticiparme a tales situaciones. Algo de lo más curioso son los consentimientos que firmas a la hora de participar (desde tormentas de arena, conflicto armado, picaduras de escorpiones, serpientes y muerte) entre todo el material tenemos que llevar un extractor de veneno y eso me resulta muy curioso porque nunca he tenido ninguno y espero no tener que usarlo. Este tipo de accesorios le da más emoción a la prueba y hasta la hace más épica.

Además de desearle a Juanmi López Cartagena toda la suerte del mundo, conviene destacar que es el primer oriolano que participa en esta carrera y el único representante de la Comunidad Valenciana que lo hace en esta edición. ¡Suerte campeón!

Entrevista realizada por Antonio Zaragoza

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

Alumnos de Orihuela y Torrevieja acudirán los días 14 y 15 al Campeonato Nacional de Kenpo

Next post

La Policía Nacional desarticula un entramado criminal dedicado a hurtar en supermercados

activaor

activaor