Orihuela

El alcalde lamenta que el miedo siga latente dos años después de la DANA

Emilio Bascuñana critica la falta de «infraestructuras” que prevengan futuras inundaciones 

 El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, junto al concejal de Emergencias, Víctor Valverde, ha querido acompañar a vecinos de las pedanías de Orihuela justo cuando se cumplen dos años desde que la DANA arrasara el término municipal.  

El Escorratel ha sido el primer punto de parada, dado que fue una de las pedanías más afectadas: “Si nos remitimos a aquellas tristes imágenes, la altura del agua, en este punto en el que nos encontramos, alcanzó aproximadamente casi 1’80 metros. Me vienen a la memoria esos montones de mobiliario de las casas en las que se perdió todo y, aunque no sean situaciones para recordar conviene no olvidarlas, porque seguimos sin las obras necesarias para que esto no se repita. Faltan las infraestructuras con las que los vecinos puedan descansar un poquito más y no siga ocurriendo que cuando se avecinan estas fechas, después del verano, no puedan ni dormir. Desde el Ayuntamiento de Orihuela no hemos dejado de reclamar esas inversiones tanto al Ministerio como a la Confederación Hidrográfica del Segura y la propia Generalitat Valenciana. Son actuaciones que tienen que hacerse inmediatamente, aunque somos conscientes de los farragosos que son los trámites de proyectos, de impactos ambientales y demás, creo que han tenido tiempo suficiente para darnos una solución”, ha afirmado Valverde.

Por su parte, el alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, ha aprovechado para agradecer a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a los voluntarios y a todos los vecinos en general, el esfuerzo realizado en aquellos terribles días. El día 12 de septiembre de 2019 cayó la primera tromba de agua que se convirtió en más de 500 litros por metro cuadrado en prácticamente 24 horas. “El susto, el miedo, el drama que se vivió llegó a ser una tragedia. Tenemos que recordar a las víctimas mortales que hubo en la comarca por lo que no podemos dejar que se olvide, tenemos que mantenerla en el recuerdo. Sabemos que estamos en temporada de que las lluvias puedan ser torrenciales, por lo que no podemos evitar estar acongojados. No sabemos qué va a pasar, seguimos teniendo la misma situación de miedo porque desgraciadamente todo sigue igual”, ha reprochado Bascuñana.

 También ha recordado que en 1987 se diseñó un plan en el que ya se hablaba de la Rambla de Abanilla, de ensanchar el cauce del río y de muchas soluciones que son necesarias que siguen sin ejecutar. “Yo le pediría al presidente de la Generalitat Valenciana que ejerza ese compromiso que anunció del Plan Marshall y que se vuelque con la Vega Baja porque lo necesitamos. Si no se nos ayuda a recuperarnos de las pérdidas que sufrimos hace dos años, Orihuela sola no puede salir. Tenemos todavía servicios básicos imprescindibles, como la residencia y el Centro Oriol, el Cris y otros muchos, sin resolver prestando una atención en precario, en situaciones improvisadas, con multitud de problemas de complejidad, desde instalaciones como de personal”.

Bascuñana ha destacado que ni tan siquiera se han acometido infraestructuras prioritarias como la permeabilización de la CV-930. “Si vuelve a llover, volveremos a quedar incomunicados”.

Posteriormente, el alcalde se ha dirigido al Polígono Industrial ‘Puente Alto’, donde ha mantenido un encuentro con su presidente, Cosme Javaloyes, quien ha comentado que todavía hay empresas que no han cobrado la indemnización por los daños sufridos.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

La Diputación inaugura el pabellón cubierto con una inversión de 420.000 euros

Next post

Almoradí organiza un curso de formación de voluntariado sociosanitario

activaor

activaor