Orihuela

Más de 20.000 personas claman en Orihuela por el derecho a elegir la lengua en las aulas

Desde Los Huertos hasta el Ayuntamiento, el recorrido por las calles de Orihuela fue escaso para acoger a los 17.000 personas, según la Policía Local y más de 20.000, según los convocantes, que secundaron la manifestación convocada contra la aplicación de la Ley de Plurilingüismo en Secundaria, Bachiller y Formación Profesional para el próximo curso escolar.

La cita para la tarde del sábado 18 de enero reunió a miles de oriolanos, pero también a miles de vecinos de todos los municipios de la Vega Baja y también de otras localidades de la provincia que defienden ser zonas castellanohablantes de la Comunidad Valenciana y rechazan el modelo aprobado hace dos años por PSPV-PSOE, Compromis y Podemos y recogido en la reciente Ley de Plurilingüismo, que contempla impartir en las aulas un 25% de asignaturas en valenciano, otro 25% en castellano y entre un 15 y un 25 % que se enseñarán en inglés.

Los manifestantes exigen que el programa de educación plurilingüe e intercultural se elabore de acuerdo con las necesidades del contexto socioeducativo y demolingüístico del centro y tenga en cuenta las peculiaridades de la zona.

Tras la pancarta que abría la manifestación con el lema ‘Por el derecho a elegir lengua vehicular’, estaban los representantes de la Federación de Padres de Alumnos de la provincia de Alicante (FAPA) ‘Gabriel Miró’ y de otras organizaciones que apoyaban la protesta. Junto a ellos y abarcando más de un kilómetro de recorrido, padres, alumnos, profesores, comunidades educativas y AMPA, autoridades locales, provinciales, regionales y nacionales participaron para reclamar la derogación de esa ley y la negociación de una nueva «que no discrimine, vulnere los derechos de los niños y nos lleve a un fracaso escolar que nadie quiere para sus hijos», según Sonia Terrero, secretaria general de la FAPA. La posibilidad de flexibilizar la aplicación de la norma llevándola a cabo de forma progresiva, no les convence.

La marcha estuvo secundada por la recién creada Plataforma de Docentes por la Libertad Lingüística y por los tres partidos de la oposición, PP, Ciudadanos y Vox, cuyos responsables aprovecharon la ocasión para atacar duramente al Consell y pedir una nueva ley.

Pancartas y gritos contra Marzá
En las numerosas pancartas exhibidas durante todo el recorrido se podían leer mensajes como ‘Por el derecho a elegir lengua vehicular’, ‘Padres unidos, jamás serán vencidos’, ‘Las lenguas son para unir, no para dividir’, ‘La lengua ni se prohíbe ni se impone’, que fueron acompañadas por un grito unánime exigiendo la dimisión del Conseller de Educación, Vicent Marzá y del Secretario Autonómico de Educación, Miguel Soler.

A las puertas del Ayuntamiento de Orihuela se leyó un manifiesto en el que se reclamó que el proyecto lingüístico de cada centro «sea el resultado de un proceso participativo y el verdadero reflejo de la decisión de las familias», y que la ley «respete el derecho de exención al valenciano que tienen las zonas castellanohablantes».

Con la proclama ¡¡Valenciano, sí; castellà, també!!, se anunciaron nuevas protestas en Alicante, Castellón, Valencia y hasta Madrid.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

El factor ambiental influye más en el paciente obeso que la genética

Next post

“¡¡Valenciano, sí; castellà, també!!”

activaor

activaor