Orihuela

Cambiemos y Claro tachan de «insuficientes» las medidas de prevención en las playas oriolanas

«No es de recibo que en un municipio que presume de excelencia turística, estando ya en plena alta temporada, les haya pillado otra vez con el pie cambiado a la hora de tener las playas en perfectas condiciones para evitar contagios», han criticado

La coportavoz del Grupo Cambiemos María García Sandoval ha recordado hoy que, «en la Junta de Portavoces del pasado 9 de junio se comunicó que se estaban valorando distintas posibilidades como la adquisición de una aplicación para móvil, el monitoreo por cámaras de control del aforo o la contratación de más personal que vigilara la afluencia y el cumplimiento de las normas de prevención de contagio por COVID-19». Y lo ha hecho para criticar, a renglón seguido, que «se ha empezado el mes de julio sin las suficientes medidas de seguridad en las playas oriolanas».

García Sandoval ha argumentado que ya, el pasado 23 de mayo, el Ministerio de Sanidad publicó unas recomendaciones para la apertura de playas y zonas de baño tras la crisis del COVID-19. Por ello, opina que, «en algo más de un mes, el Gobierno Local ha tenido tiempo suficiente para poner en marcha todos los mecanismos necesarios para este contexto de pandemia. Sin embargo, una vez más, nos encontramos con que hacen dejación de funciones y se limitan a mirar hacia otras administraciones a ver si les solucionan un problema es que competencia suya. Vemos como en municipios vecinos, como Torrevieja o El Pilar, sus ayuntamientos ya han puesto en funcionamiento sistemas de parcelación de las playas y controles de acceso y no es de recibo que unas playas con el nivel de afluencia y de importancia como las de Orihuela Costa no cuenten con todas las medidas pertinentes que garanticen la seguridad a las vecinas y vecinos y personas que nos visitan», ha enfatizado Sandoval.

Por su parte, la presidenta de Claro, Helene Ackerman, ha valorado que, pese a «la dificultad de las concejalías que han contado en su contra con una DANA y otro episodio de lluvias importante, así como cierto parón del COVID-19, no es de recibo que en un municipio que presume de excelencia turística, estando ya en plena alta temporada, les haya pillado otra vez con el pie cambiado a la hora de tener las playas en perfectas condiciones para evitar contagios en la medida de lo posible».

Akerman ha criticado lo que considera como «el estado de dejadez en que desde hace años se encuentra la zona. En Orihuela Costa, en la que la afluencia de usuarios está siendo ya importante, sus playas presentan muchas deficiencias todavía. Campoamor está partida por la mitad en la Glea, muchas pasarelas no están colocadas, hay socavones en alguna playa, un paseo peligroso en el tramo de La Estaca, faltan lavapiés por doquier, el sistema de control de aforo prometido, sigue sin estar instalado, no se han contratado ayudantes de playa municipales, etc. En definitiva, una penosa gestión que este gobierno achaca a la dificultad de coordinar a varias concejalías implicadas, para gestionar las playas y a excusas de otras administraciones».

Apostilla que «éste es un ejemplo más de la descoordinación que se produce a la hora de gestionar la Costa, y da la razón a la petición que ya realizara el grupo político, de la necesidad de coordinación de todas las concejalías implicadas a través de una sola concejalía de la Costa que PP y C’s suprimieron en 2015».

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

Rescatados los dos tripulantes de una moto acuática en Cabo Roig

Next post

El plan que no nace

activaor

activaor