Moros y Cristianos 2018Sociedad

Una renovada y espectacular Toma del Castillo congrega a unas 2.000 personas en la Glorieta

Nunca antes un acto tan tradicional como la representación de la Toma del Castillo y el Pacto de Teodomiro había logrado despertar tanta expectación. Tanto es así que las algo más de 1.000 sillas instaladas por la Junta Central para el público resultaron insuficientes para dar cabida a la multitud que anoche no quiso perderse lo que venía anunciándose como un espectáculo único, nunca antes visto. Y así fue. Más de 2.000 personas, entre festeros, oriolanos, vecinos de la comarca y visitantes, abarrotaron la Glorieta Gabriel Miró para asistir al momento en que Moros Viejos y Caballeros Tadmires, comparsas embajadoras, pugnaron por adueñarse de una alcazaba de nueva planta, espectacular, instalada y construido ex professo por una reconocida empresa oriolana de proyección internacional, – “Rocas & Design”- con 26 metros de largo, 11 metros de alto y 9 de fondo.

El público siguió atento una función con música y coros en directo que culminó con la toma del castillo por las tropas cristianas gracias a la intervención de la mítica figura de la Armengola, personificada estas fiestas en la festera oriolana Mercedes Andréu Soñer.  Pero no todo quedó ahí. Un espectáculo de luz, color, fuegos artificiales y música, con el nuevo castillo como epicentro, puso el colofón a la ambiciosa apuesta de la Asociación de Fiestas Santas Justa y Rufina por dar un vuelco a este acto y atraer así la atención de festeros y visitantes.

castillo-01

No hay comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Anterior

Bienestar Social prestará el servicio municipal de Musicoterapia a personas mayores

Siguiente

Cien establecimientos hosteleros del litoral oriolano participan en la campaña ‘Toma nota, recicla vidrio’