Sociedad

Tres décadas de La Resurrección

Después de la Vigilia Pascual que se celebra en la noche del Sábado Santo y ya entrado el Domingo de Resurrección, se celebra en Orihuela la última procesión, que además es la más alegre de todas.
Con La Resurrección se llega al final de la Semana Santa y se alcanza el objetivo que marca la pasión y muerte de Jesús: su resurrección. Por ello, los hermanos participantes desfilan por las calles oriolanas vestidos completamente de blanco y con la cara descubierta en señal de alegría y júbilo.
La Hermandad celebra esta Semana Santa su trigésimo aniversario, según recuerda como presidente, Joaquín Almagro, a lo que se suma el quinto aniversario de la participación del resto de cofradías y hermandades que lo desean en la procesión del Domingo de Resurrección. Por este motivo se les va a entregar la insignia de la Hermandad en el acto de la Vigilia Pascual (sábado a las 11 de la noche en Santa Justa y Rufina), en el que se va a felicitar a La Samaritana y a la Banda Auxilium por su aniversario.
Almagro destaca también las Jornadas sobre Jesús de Nazaret que contaron con la presencia del Secretario General de Cáritas Española, Sebastián Mora, para abordar el tema de los refugiados desde la perspectiva cristiana y permitieron ver en Orihuela la exposición fotográfica ‘Somos migrantes’. En el Certamen de Aleluyas han participado personas de otras poblaciones, «y estamos contentos». Igualmente, Joaquín Almagro resalta el incremento de nuevos hermanos, «porque durante este último año hemos recibido a unos 25 nuevos», con lo que la cifra ya se acerca a las 300 altas.
En el transcurso de la procesión se celebrará el Santo Encuentro al llegar a la Plaza Nueva, donde se leerá el pregón pascual, que este año correrá a cargo de Abel Mora, vicario parroquial de Santa Justa y Rufina, mientras que el tradicional acto de quitar el puñal a la Virgen Dolorosa, en el momento del encuentro con el Resucitado, en la Plaza Nueva, correrá a cargo del niño María Dolores Lidón Aznar.

Otro de los actos característicos de esta Hermandad el domingo es la tamborada de júbilo por la Resurrección de Jesús, junto con el Traslado del Salvador Resucitado y de la Virgen Dolorosa. Un acto para el que se espera contar con cerca de medio millar de personas, que es el número de pañoletas que la Hermandad ha preparado este año para regalar a los participantes.
La concentración será en la Plaza de las Salesas (junto a Santa Justa), y puede asistir todo el que lo desee para tocar el tambor, aunque no pertenezca a la Hermandad. Se finalizará, por segundo año consecutivo en la Glorieta Gabriel Miró, realizando un gesto en el Árbol de la Paz.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Anterior

La procesión del Santo Entierro custodia su pasado

Siguiente

Los Armaos anuncian sus cargos honoríficos para los dos próximos años