Orihuela

Patrimonio espera contar para 2020 con los viejos juzgados y el Palacio de Rubalcava

Orihuela vivía el pasado martes 21 un momento largamente esperado desde que en el año 2005 se inaugurase el Palacio de Justicia, dejando vacío el edificio que, durante treinta años, había albergado las dependencias de este partido judicial. Un inmueble que, desde entonces, ha sido reiteradamente reclamado a la Generalitat para su uso municipal, sin que hasta ahora se haya producido esa cesión patrimonial y de uso, que permitirá al Ayuntamiento su rehabilitación y puesta en servicio de la administración local para acoger diversas concejalías, como asegura el edil de Patrimonio, Rafael Almagro.

Este viejo edificio consta de planta baja y tres alturas, reuniendo poco más de 2.000 metros cuadrados; con numerosas dependencias que, en su día, acogieron despachos de funcionarios y jueces, además de las salas de vistas donde se celebraban decenas de juicios a diario. Los más de diez años que lleva cerrado han servido para deteriorar un inmueble construido allá por 1974. Ese paso del tiempo obligará a los técnicos municipales a elaborar un exhaustivo proyecto de reforma que supondrá como mínimo renovar la instalación eléctrica, adaptarlo en materia de seguridad y accesibilidad y dotarlo con las nuevas tecnologías.

Como señala Almagro, el objetivo pasa por usar los antiguos juzgados para albergar diferentes dependencias municipales y reducir el gasto en alquileres, que ronda el medio millón de euros anuales. Pero para llegar a conseguirlo, el Consistorio deberá realizar una importante inversión en rehabilitar el edificio tras años en desuso.
El concejal de Patrimonio reconoce que la parte económica «puede estar medio resuelta porque contamos con presupuesto y porque esperamos disponer de ayuda en los fondos DUSI». Como recuerda Almagro, «Consellería de Justicia ya valoró en millón y medio de euros la reforma del edificio, y esa podría ser la inversión aproximada para actuar ahora». Si de ese importe, el 50% viene subvencionado por los fondos DUSI, la aportación municipal podría rondar entre 750.000 y 800.000 euros. En cuanto a la parte técnica, «se va a procurar que esas nuevas dependencias se dispongan en espacios diáfanos que alberguen las mejores condiciones para los funcionarios y para dar un buen servicio al ciudadano».

La intención del equipo de gobierno que encabeza Emilio Bascuñana es acelerar los trámites para iniciar las obras «cuanto antes», pero los plazos para redactar los proyectos necesarios y sacar a licitación las obras no serán cortos, y según Almagro, «no creo que baje de dos años el poder abrir al público estas dependencias, por lo que podríamos estar hablando del año 2020». Preguntado si una de esas concejalías podría ser Urbanismo, Almagro ni lo asiente ni lo descarta, mientras apunta que ello podría depender de cómo funcione dicha concejalía en el espacio de unos 1.000 metros que el Ayuntamiento va a alquilar en Ociopía para trasladar las actuales oficinas de la plaza del Carmen. En lo que sí está seguro el concejal oriolano es que, tras la reforma de los viejos juzgados, «el edificio será ocupado al cien por cien en cuanto dispongamos de él».

Futuro edificio multiusos
El proyecto de rehabilitación del viejo edificio de los juzgados va más allá de acoger dependencias municipales, porque el concejal de Patrimonio apunta la idea de dar «otros usos fuera de la jornada laboral de 8 a 15 horas», que podrían ser actividades de tipo social, como exposiciones, conferencias, etc., «pero todo eso habrá que analizarlo con detenimiento».

A la par del Palacio de Rubalcava
El proyecto de reforma de los antiguos juzgados se acometerá, por parte del equipo de gobierno, simultáneamente al de rehabilitación del Palacio de Rubalcava, para el que según Almagro, «se buscará el consentimiento de Consellería de Cultura con la intención de trabajar ya allí en 2018». Afirma que la opinión ciudadana «se ha decantado por dar al edificio un uso cultural, complementándolo con un servicio de restauración, pero respetando las salas nobles para que se conserven como eran, que es lo que el ciudadano quiere».

Almagro cree que 2020 «puede ser un año importante para el patrimonio oriolano si se recuperan esos dos importantes edificios públicos en pleno casco histórico de Orihuela».

viejosjuzgados

No hay comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Anterior

El Tháder se moviliza este viernes para pedir el final de los barracones

Siguiente

El Oratorio Festivo de San Miguel celebra su centenario