Orihuela

Liberados dos menores y un adulto que eran obligados a ejercer la mendicidad

La Policía Nacional han detenido en Orihuela a cinco personas de nacionalidad búlgara que se aprovechaban de la precaria situación económica de algún compatriota para, mediante engaños, trasladarlo a España, donde le retiraban la documentación y le obligaban a ejercer la mendicidad por las calles. Durante la operación se ha llevado a cabo un registro domiciliario en el que se ha liberado a un adulto y dos menores, hijos de los detenidos, que han quedado bajo la protección de los servicios sociales.

Agentes de la Unidad contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedad Documental (UCRIF) de la Jefatura Superior de Policía de Murcia iniciaron a finales del pasado año una investigación sobre un grupo de personas, todos pertenecientes a un clan familiar de nacionalidad búlgara que, por distintos indicios, se estaban dedicando a la explotación de personas a las que obligaba a ejercer la mendicidad. Esta agrupación familiar se encontraba alojada en una casa abandonada en un barrio de Orihuela, desde donde se trasladaban a Bulgaria para captar a sus víctimas, compatriotas, mayores y menores de edad en una precaria situación económica. Posteriormente las introducían en España usando la línea regular de autobuses y una vez en Murcia eran recogidos por otro miembro del clan que los trasladaba a Orihuela.

Los explotadores retiraban la documentación personal a sus víctimas, tanto adultos como menores de 12 a 16 años de edad, y les obligaban a mendigar por las calles, quitándoles posteriormente todo el dinero ganado, mientras que, en caso de intentar marcharse, las víctimas eran agredidas físicamente.

Tras numerosas pesquisas de identificación de los partícipes de esta explotación, agentes de la Policía Nacional solicitaron mandamiento de entrada y registro en el domicilio oriolano, donde se detuvo a cinco personas -tres hombres y dos mujeres- todos de nacionalidad búlgara, con edades comprendidas entre los 40 y 55 años y permitió la liberación de un adulto, ciudadano búlgaro que había accedido a su traslado a España, bajo engaño, en compañía de otras cinco personas más, tres de ellas menores de edad. También fueron liberados dos menores, hijos de los detenidos, que estaban siendo obligados a mendigar. En el registro se halló numerosa documentación, posiblemente de otras personas que se han visto obligadas a ejercer la mendicidad, extremo que se sigue investigando. También se encontraron numerosos útiles empleados para el robo y efectos que presentaban evidencias de haber sido robados en alguna vivienda.

Los dos menores se encuentran bajo la custodia y protección en un centro de menores y el adulto bajo la asistencia de los servicios sociales geográficamente competentes.

La investigación y posterior intervención ha sido desarrollada por la UCRIF de la Jefatura Superior de Policía de Murcia y la UCRIF de la Comisaría Provincial de Alicante.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Anterior

El Patronato Costa Blanca destina un millón de euros a desestacionalizar la demanda y reforzar la difusión de la provincia

Siguiente

Nueva biblioteca internacional en Las Filipinas