Orihuela

Las obras de reforma de Los Andenes se prolongarán hasta primeros de septiembre

La renovación del paseo de Los Andenes concluirá durante los primeros días de septiembre, «a ser posible antes de la festividad de la Virgen de Monserrate», según el concejal de Infraestructuras, Juan Ignacio López-Bas.

La obra que ha cambiado una de las imagenes más típicas del centro urbano, el paseo peatonal más extenso, transitado y querido por los oriolanos, que además es la puerta de entrada a la ciudad desde la estación intermodal, comenzó a finales del pasado mes de enero y está subvencionada con 800.000 euros por la Diputación de Alicante.

El proyecto denominado ‘Pavimentación paseo de Los Andenes-Avda. Teodomiro’ se ha realizado en tres fases, abarcando el paseo en tres tramos. En el primero de ellos, entre la Avenida de España y la rotonda de Duque de Tamames las obras finalizaron el pasado mes de abril, aunque queda pendiente el asfaltado de las calzadas, que se realizará el próximo 31 de julio, como anuncia López-Bas, «con lo que ese tramo quedará finalizado».

Las obras han renovado completamente el pavimento empleando una piedra natural color ámbar flameada para evitar deslizamientos, mientras que también se ha sustituido el mobiliario urbano como bancos y papeleras. La vegetación de la zona se ha respetado y se ha actuado sólo en los parterres, eso sí, eliminando el vallado metálico que los rodeaba. También se han restaurado las pérgolas y se ha instalado nueva señalización horizontal y vertical.

El proyecto ha incluido la reposición de toda la red de saneamiento por parte de Hidraqua; obras valoradas en casi 470.000 euros y que asume la empresa en dos anualidades con cargo a su fondo de inversión. El concejal de Infraestructuras explica que no se ha sustituido la conducción de agua potable, «porque la tubería se inspeccionó y está en buenas condiciones». No obstante, sí se han repuesto unos pocos tramos de tubería donde se han observado pequeñas fugas.

El presupuesto inicial de 800.000 euros se incrementará en poco más de 70.000 euros y lo asumirá el Ayuntamiento en la liquidación final. «Ese gasto se debe al mobiliario que se ha añadido, al césped natural no previsto, con su sistema de riego y a la reparación de pequeñas roturas en accesos de los comercios afectados por las obras», según explica el edil.

López-Bas lamenta las molestias causadas, especialmente con el cambio de acerado en el segundo tramo, y afirma que se ha intentado perjudicar lo menos posible con esta obra realizándola por fases.

1 Comentario

  1. Alejandro
    27 julio, 2017 at 08:15 — Responder

    Como no pongan alguna valla pequeña o algo parecido en el césped como estaba antes, el césped va a durar nada, como se ha podido comprobar en las fiestas de moros y Cristianos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Anterior

Compromís pide al Ayuntamiento que solicite las ayudas de Fomento del 1,5% Cultural

Siguiente

Dos ingenieros de la Vega Baja triunfan en Europa