Orihuela

La ‘zona azul’ de Orihuela se renueva para contar con la tecnología más avanzada y ofrecer más comodidad al usuario

Las principales calles de Orihuela se preparan para acoger el nuevo servicio inteligente de la O.R.A.
La empresa Setex Aparki asentará en pocos días la nueva tecnología en el control de estacionamiento, con parquímetros de última generación y con información digitalizada de las plazas libres que existan en cada una de las calles señalizadas con la zona azul.
La mercantil que se hizo con la contrata del servicio de aparcamiento regulado a comienzos del pasado mes de enero, acaba de finalizar el repintado de las 620 plazas que conforman la zona azul, y también se dispone estos días a completar la instalación de los 40 nuevos parquímetros que sustituirán a aquellos que han venido funcionando desde hace casi seis años con la anterior concesionaria.
Está previsto que ambas máquinas convivan y presten su servicio expediendo el tique durante unos 15 días. Pasado este tiempo, la empresa retirará los antiguos para ser reciclados, después de haberlos adquirido por unos 2.300 euros la unidad.
Fuentes del Grupo Setex, confirmaron que ya se han realizado las primeras pruebas de conexión y han sido favorables. Los nuevos parquímetros ofrecen mayores prestaciones y también una mayor comodidad para el usuario.
Funcionan exclusivamente con energía solar, y cuentan con una pantalla TFT a todo color, teclado capacitivo, contactless y ranura para inserción de tarjeta con la que, además de monedas en efectivo, se puede realizar el abono de la tarifa.

Desde el móvil
Los nuevos equipos instalados permiten renovar el ticket incluso mediante cualquier dispositivo móvil con conexión a internet, gracias a la aplicación ‘E-park’ de la empresa Setex.
De esta forma, si comprobamos que nuestra hora de aparcamiento está a punto de caducar, podremos renovar el tiempo de estacionamiento desde cualquier lugar y sin necesidad de acudir hasta donde hayamos estacionado el vehículo para dejar la papeleta. En el momento en el que el controlador observe que se ha rebasado el horario, podrá verificar en su dispositivo móvil si se ha producido esa renovación.
A diferencia de los actuales, los nuevos parquímetros requerirán que se introduzca en primer lugar el número de la matrícula, para continuar con el pago según el tiempo que necesitemos.
Las tarifas no sufrirán variación alguna, y oscilan entre un mínimo de 0,15 euros por un periodo de 20 minutos, hasta un máximo de 1,5 euros por 120 minutos.
El horario tampoco se modifica y se establece el aparcamiento regulado de lunes a viernes laborables, de 10 a 14 horas y de 17 a 20 horas, mientras que los sábados laborables es de 10 a 14 horas. Los domingos y días festivos quedan libres de pago.
Toda esta información quedará expuesta al público en la nueva señalización vertical que también va a renovar la nueva empresa, y que será de mayor tamaño que la que vemos ahora en las calles.
Todos en marcha antes de Semana Santa
La intención de los responsables de Setex es poner en marcha los nuevos equipos antes de que comience la Semana Santa. Hay que tener en cuenta además, que la empresa tiene que instalar cuatro grandes paneles informativos digitalizados que indicarán el número de plazas libres en las principales calles. Esas pantallas recibirán la señal que emita cada uno de los más de 600 sensores que también es preciso colocar en cada una de las plazas de estacionamiento regulado.
Estos paneles se colocarán en entradas y bifurcaciones de calles como San Pascual, Avenida Teodomiro, Duque de Tamames y zona del Puente Nuevo, donde se concentran la mayor parte de esas 620 plazas de aparcamiento.

Habrá zona naranja
Como en otras grandes ciudades, Orihuela contará por primera vez con la llamada ‘zona naranja’, destinada al estacionamiento de vehículos de residentes en las calles ocupadas por la zona azul.
De hecho, el 30% del total de las plazas ya han sido repintadas con marcas azules y naranjas para delimitar las que estarán destinadas a aquellos residentes que hayan solicitado en el Ayuntamiento la tarjeta que les acredite como tales. En este caso, podrán estacionar fuera del horario azul: de 14 a 17 horas y de 20 a 10 horas, sábados tarde y domingos y festivos 24 h.
La empresa asegura estar preparada para dar este paso y controlar también la zona naranja, tal como venía recogido en el pliego de condiciones del servicio.
Para ello dispondrá de un vehículo que, mientras circula, leerá las matrículas de los coches y detectará aquél que no tenga en vigor la tarjeta de residente, información que remitirá a la Policía Local para formular la sanción correspondiente. También podrá avisar a los agentes cualquier vecino que vea ocupada una plaza sin la tarjeta en el vehículo. Si bien el concejal de Servicios e Infraestructuras, Francisco Saéz, no es partidario de aplicar la zona naranja sin antes realizar una campaña informativa destinada a esos vecinos residentes. «De ninguna manera vamos a iniciar el servicio poniendo multas», tal como asegura, con lo que no se aplicará la zona naranja hasta dentro de varias semanas cuando todo esté ultimado.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

Sobre la conmemoración del 8 de marzo

Next post

‘Los Armaos’ renueva sus cargos para Semana Santa

activaor

activaor