Orihuela

«El extenso patrimonio de Orihuela requiere todas las ayudas posibles para su recuperación»

No cabe duda de que el patrimonio histórico y cultural de Orihuela es de los más importantes de la Comunidad Valenciana, si no el que más, pero tampoco es ajena la necesidad de recuperación de muchos de los inmuebles que conforman esa rica herencia. Para el concejal de Patrimonio Histórico, Rafael Almagro, «somos afortunados por contar con un patrimonio tan rico y tan extenso que lo hace único, dada la diversidad de bienes que tiene principalmente la ciudad de Orihuela».

La mayor parte del patrimonio de la ciudad se encuentra en el llamado Casco Histórico, que fue declarado ‘Conjunto Histórico Artístico’ en el año 1969, siendo uno de los primeros del país que recibió ese reconocimiento. Ese patrimonio arquitectónico abarca desde iglesias, ermitas, conventos, monasterios, colegios, palacios y palacetes, a otros muchos elementos singulares de interés, algunos de carácter inmaterial.

La capital de la Vega Baja no ha mantenido en el tiempo un plan que procurase recuperar los elementos más necesitados de actuaciones que los pongan en valor para mostrar su riqueza. En esta legislatura, la oposición ha recriminado al equipo de gobierno que el centro histórico de Orihuela, y sus edificios más emblemáticos, «literalmente se caigan a trozos», como denunciaba el pasado abril la entonces concejal de Cambiemos, Marta Guillén, quien dijo que a la ciudadanía oriolana «nos duele que los recuerdos que conservamos de nuestro centro histórico y de nuestros edificios monumentales, hoy se estén convirtiendo en ruinas». Como defendió la edil en un pleno, «recuperarlo es nuestra responsabilidad».

Sin embargo, el concejal titular de este área asegura que esa labor de recuperación «es una prioridad para el actual equipo de gobierno». Almagro es consciente del enorme esfuerzo que requiere ese objetivo, y reafirma el compromiso «de todo el equipo de gobierno, pero en especial del alcalde, Emilio Bascuñana, porque así lo ha confesado públicamente en numerosas ocasiones». Reconoce que el futuro de Orihuela es su patrimonio monumental, pero afirma que también lo es el natural y paisajístico, «porque es nuestra esencia y es lo que marca nuestras actuaciones».

Como señala el responsable municipal, «las cosas sí han cambiado en Orihuela; unas para bien, aunque otras para mal, porque hemos perdido inmuebles tan importantes como la Casa del Paso; pero si comparamos el casco histórico de ahora con el de hace treinta años, se nota un gran cambio y el que lo niegue es que no lo quiere ver». Pero además del paso del tiempo, el enemigo de esos viejos inmuebles también son los escasos recursos económicos con los que cuenta una administración local como la de Orihuela. En este sentido, como declara el concejal de Patrimonio Histórico «los recursos son limitados, y nuestro extenso patrimonio requiere todas las ayudas posibles para recuperarlo, porque cualquier actuación es muy costosa y la suma supone cifras millonarias que no podemos asumir nosotros solos». Almagro indica que cualquier ayuda «será poca para lograr la mejoría del patrimonio de Orihuela».

Los millones EDUSI
Desde que a finales del siglo pasado la Generalitat Valenciana destinase unos 19 millones de euros en restaurar obras de arte y edificios en Orihuela, no se había recibido hasta ahora una cantidad tan importante como los 10 millones de euros de los fondos europeos denominados EDUSI que llegarán durante los próximos años para destinar a la recuperación y mejora patrimonial y económica de la ciudad, a los que se sumarán otros 10 millones que obligatoriamente ha de aportar el Ayuntamiento para ese fin.

El edil oriolano asegura que, con parte de esa inversión, «serán muchas las actuaciones que se podrán iniciar o ultimar para recuperar parte de nuestro patrimonio». La tarea para conseguirlo no será fácil, porque en el casco histórico existen numerosas casas en mal estado algunas y en ruina otras, que también forman parte de un patrimonio que no solo lo conforman los edificios más singulares.

En estos casos, sus propietarios están obligados a su mantenimiento, algo que no han podido o no han querido acometer por su elevado coste en la mayoría de casos. El edil cree que si esas viviendas estuviesen en mejores condiciones «tal vez no daríamos mala imagen», mientras que insiste en esa mejoría visible en edificios de calles como Calderón de la Barca, Loaces, Doctor Sarget o Paseo Calvo Sotelo, entre otras, y señala que «eso lo valora más quien viene de fuera a visitarnos». Almagro es consciente de las muchas actuaciones que son necesarias a nivel particular, y apela a la responsabilidad de los propietarios, si bien admite también la municipal «para ayudarles en esa labor».

activa orihuela norias 1

No hay comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Anterior

Benejúzar nombra a sus mañas y mañicas

Siguiente

La falta de cobertura de internet deja sin servicio informático al consultorio médico de Arneva